6 de julio de 2020
4 de abril de 2006

La Universidad de La Rioja instala un invernadero experimental con fines docentes e investigadores

LOGROÑO, 4 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Universidad de La Rioja dispone de un invernadero que ha sido instalado en la cubierta de la Bodega Experimental del Complejo Científico Tecnológico. El invernadero será utilizado en proyectos de investigación, prácticas de alumnos y nuevos usos docentes conforme al Espacio Europeo de Educación Superior.

El vicerrector de Investigación, Eduardo Fernández, y la decana de la Facultad de Ciencias, Rosario García, presentaron hoy este invernadero, instalado por la empresa INKOA con un presupuesto de 120.000 euros, y que está diseñado con fines docentes y de investigación, por lo que está dividido en dos cabinas independientes.

El invernadero dispone de los mecanismos necesarios para controlar y programar la temperatura (refrigeración y calefacción), la humedad ambiental, la radiación fotosintética, el termoperíodo, la fertirrigación -con sistemas individualizados para cada superficie de cultivo-, el fotoperíodo y el sombreado.

Este invernadero experimental se va a destinar al cultivo de plantas en ambiente totalmente controlado, en cualquier época del año y con independencia de las condiciones meteorológicas. Así mejorará la formación práctica y especializada de los estudiantes de la Universidad de La Rioja, mientras que los investigadores podrán concurrir a nuevas convocatorias y desarrollar proyectos de I+D con empresas interesadas.

En principio, está previsto que estas nuevas instalaciones sirvan para el desarrollo de las prácticas de las asignaturas de Biología, Fisiología Vegetal Aplicada, Botánica y Medio Ambiente, así como el curso de doctorado sobre Ecofisiología y producción vegetal.

Estas materias requieren observar el ciclo completo de los cultivos en maceta para estudiar el índice de cosecha o los efectos de los herbicidas, nutrientes minerales y de la radiación ultravioleta, entre otros aspectos.

En definitiva, a medio plazo se podrán adaptar mejor estas enseñanzas a los cambios que requiere el Espacio Europeo de Educación Superior (EEES).

En cuanto a la investigación, las instalaciones y el equipamiento del invernadero experimental de la Universidad de La Rioja son suficientemente versátiles como para adaptarse a las nuevas necesidades que vayan surgiendo en el ámbito de la I+D.

No obstante, a corto plazo permitirá cultivar plantas vasculares y otros organismos fotosintéticos para satisfacer las necesidades de infraestructura tanto de los proyectos y contratos de investigación que se están ejecutando actualmente como de los que se desarrollen en el futuro en las líneas como la ecofisiología de organismos fotosintéticos, bioindicadores de contaminación ambiental, biología molecular de plantas, etc.