11 de julio de 2020
30 de mayo de 2006

Utilizan moléculas con platino para desactivar una proteína que ayuda al VIH y al cáncer a extenderse

Utilizan moléculas con platino para desactivar una proteína que ayuda al VIH y al cáncer a extenderse

MADRID, 30 May. (EUROPA PRESS) -

Investigadores de la Universidad Virginia Commonwealth de Estados Unidos han utilizado moléculas de platino para desactivar una proteína que permite al VIH y al cáncer extenderse. Las conclusiones del estudio se publican en la revista 'Chemistry & Biology'. Los resultados del estudio podrían a ayudar a los investigadores a desarrollar nuevos fármacos para combatir el VIH o cáncer al dirigirse de forma selectiva a las proteínas blanco conocidas como "dedos de zinc".

Los investigadores informan de que una proteína dedo de zinc, conocida como HIV NCp7, puede ser inhibida cuando se expone al complejo de platino. Los científicos observaron que cuando la proteína HIV NCp7 interactúa con el platino, la porción de zinc de la molécula es expulsada de la cadena proteínica. Esto provoca que la proteína pierda su estructura terciaria o la configuración de conjunto. Para estas moléculas, la forma es una propiedad importante que permite a la proteína portar ciertas funciones biológicas.

El proceso, la activación del desplazamiento de lugar, supuso el diseño de un fármaco de platino con una afinidad elevada con la proteína, eliminando para ello el zinc de su lugar activo.

En el caso descrito en el estudio publicado, la proteína HIV NCp7 es responsable de la proliferación del virus del VIH. Si los investigadores pueden inhibir la acción de esta proteína de "dedo de zinc", pueden detener la extensión del virus.

Según Nicholas Farrell, cuando se dirigen a virus específicos con fármacos los pacientes pueden volverse resistentes al tratamiento con el tiempo y los medicamentos volverse ineficaces. Por ello, Farrell explica que los procesos biológicos nuevos y las proteínas son objetivos atractivos para el desarrollo de fármacos antivirales.

El investigador señala que estos descubrimientos podrían algún día utilizarse en el desarrollo de fármacos anticancerígenos al aplicar estos conceptos al diseño de agentes clínicos más específicos y con menos efectos secundarios que los actuales.