15 de julio de 2020
1 de marzo de 2006

La vacunación del papilomavirus evitaría el 86% de casos de adenocarcinoma cervical

MADRID, 1 Mar. (EUROPA PRESS) -

Un estudio del Instituto Catalán de Oncología de Barcelona concluye que la vacunación frente al papilomavirus humano evitaría el 86 por ciento de los casos mundiales de adenocarcinoma cervical, un tipo de cáncer cuya incidencia se ha duplicado con respecto a otros tumores cervicales en los últimos años. La investigación española, que se publica en 'Journal of the National Cancer Institute', apunta al Virus del Papiloma Humano (VPH) como principal factor de riesgo asociado con el aumento de la incidencia de estos cánceres.

Los expertos explican que el VPH es el causante del cáncer cervical de células escamosas, el tipo más común de esta clase de tumores en todo el mundo. Estudios anteriores han sugerido que el VPH podría también causar adenocarcinoma cervical, pero eran estudios pequeños que no proporcionaban información sobre el papel de otros factores en el desarrollo de este cáncer.

Para analizar las conexiones entre el VPH y el adenocarcinoma cervical los investigadores dirigieron un análisis agrupado de ocho estudios realizados en África, Sudamérica y el sudeste asiático. Las mujeres fueron entrevistadas para determinar los posibles factores de riesgo del cáncer cervical y todas pasaron por exámenes pélvicos así como por una prueba de VPH y de cáncer cervical.

Los investigadores descubrieron que la infección por VPH estaba asociada con un riesgo 80 veces mayor de adenocarcinoma cervical en las poblaciones estudiadas. Otros factores de riesgo entre las mujeres que dieron positivo incluyeron una higiene deficiente, el uso a largo plazo de anticonceptivos hormonales, analfabetismo o infección con herpes simple (HSV-2). Los tipos más comunes de VPH en estas mujeres fueron el VPH 16 y el 18, que son también los más comunes en quienes desarrollan el tipo más habitual de cáncer cervical, el carcinoma de células escamosas.

Los científicos sugieren que estos descubrimientos tienen implicaciones directas en la prevención y control del cáncer cervical. Sobre la base de los datos del estudio, estiman que las dos vacunas del VPH actuales más extendidas, diseñadas para evitar la infección por VPH 16 y 18, tienen el potencial de prevenir hasta el 86 por ciento de todos los adenocarcinomas cervicales del mundo.

Según los autores, el estudio demuestra la existencia de una fuerte y cada vez mayor asociación entre la infección por los tipos de VPH de alto riesgo y el peligro de desarrollar adenocarcinoma.