5 de julio de 2020
21 de junio de 2006

El zumo de cereza reduce el dolor y los daños musculares provocados por el ejercicio

El zumo de cereza reduce el dolor y los daños musculares provocados por el ejercicio

MADRID, 21 Jun. (EUROPA PRESS) -

El zumo de cereza reduce el dolor y los daños musculares provocados por el ejercicio, según un estudio de la Universidad de Vermont en Burlington (Estados Unidos) que se publica en la revista 'British Journal of Sports Medicine'.

Los expertos explican que se han utilizado muchos métodos para intentar evitar el dolor y los daños musculares derivados del ejercicio, aunque, señalan, que pocos han sido eficaces.

En el estudio participaron 14 voluntarios a los que se pidió tomar una bebida de zumo fresco de cereza combinado con zumo comercial de manzana dos veces al día durante tres días antes de la actividad física y durante cuatro días después, o bien beber una mezcla falsa que no contenía el zumo de cereza.

El combinado contenía 3,55 decilitros de líquido, equivalentes al zumo de entre 50 y 60 cerezas. La fruta contiene muchos agentes antioxidantes y antiinflamatorios.

El ejercicio a realizar fue clasificado como "excéntrico", que se refiere a las contradicciones en las que se incurre cuando el músculo se prolonga, como en la subida de una cuesta o en el levantamiento de pesos, o en cualquier tipo de ejercicio que no se ha realizado con anterioridad. En este caso, los voluntarios doblaron y tensaron un brazo 20 veces.

El estado muscular, su movimiento y fuerza fueron evaluados cada uno de los días, antes y después de la actividad física, utilizando herramientas estándar diseñadas para este propósito. Los voluntarios también tasaron sus dolores musculares en una escala del 1 al 10.

El proceso se repitió al completo dos semanas después con aquellos que habían tomado la combinación de zumo falsa tomando en este caso la combinación con zumo de cereza y viceversa en el caso del otro grupo.

Se produjo una diferencia significativa en la pérdida de fuerza muscular entre aquellos que tomaban la mezcla con zumo de cereza y aquellos cuya bebida no contenía esta fruta. La puntuación en fuerza muscular cayó un 22 por ciento en los que tomaron la mezcla sin cerezas pero sólo un 4 por ciento en los que tomaron la bebida con zumo de cerezas. La fuerza muscular incluso mejoró ligeramente después de 96 horas en los que tomaron el zumo de cerezas.

El grado de dolor se diferenció poco en los dos grupos, pero la media en la escala que lo medía fue menor en los que tomaron el zumo con cerezas. La media en estas puntuaciones era de 3,2 entre los que tomaban la mezcla falsa y de 2,4 entre quienes tomaban la auténtica con la fruta.

El dolor también alcanzó el máximo a las 24 horas para aquellos que bebieron zumo de cereza, pero continuó aumentando para los que tomaron la mezcla falsa durante 48 horas.