26 de febrero de 2021
24 de septiembre de 2014

Astronautas Duke y Cunningham apuestan por la alianza espacial de EEUU y Rusia

Astronautas Duke y Cunningham apuestan por la alianza espacial de EEUU y Rusia
EUROPA PRESS
       

GUÍA DE ISORA (TENERIFE), 24 Sep. (EUROPA PRESS) -

   Los astronautas de la misión Apolo Charlie Duke y Walt Cunningham, han apoyado este miércoles la "cooperación" entre Estados Unidos y Rusia en la Estación Espacial Internacional. A su juicio, hay "beneficios recíprocos" para ambos países.

   En una rueda de prensa para presentar sus conferencias en el festival Starmus, Cunningham ha dicho que los americanos "dependen" mucho de los suministros rusos, y se ha mostrado contrario a que puedan abandonar el proyecto de las estaciones internacionales. "Tenemos que seguir cooperando", ha señalado.

   Sobre su experiencia espacial, Duke ha dicho que fue una "aventura" en la que, por la responsabilidad de la nave (el Apolo XVI)), no tuvo tiempo para analizar el origen del Universo, y de hecho, seis años después tuvo una experiencia "mística" a raíz del intento de suicidio de su esposa, y descubrió a Dios.

   Cunningham ha explicado que en el espacio es "difícil" dormir porque durante las misiones "hay mucho que hacer" y además, no confiaba mucho en la nave (la Apollo VII), y Duke cree que, aunque "excitado", es "cómodo" dormir sin gravedad y sin "dolores" al levantarte.

Relacionadas
  • Hubble capta la mejor vista de la fusión de galaxias en el Universo lejano
  • ¿Es el Universo un holograma 2D, como una pantalla de TV?
  • El ejército de Estados Unidos, interesado por el Proyecto ARA

   Ha señalado que la luna "es el desierto más bello" que ha visto, y ha remarcado el "contraste terrible" que ofrece el brillo en la oscuridad.

   Sobre la NASA, ha dicho que espera que recupere la "ruta correcta" tras llevar varios años en "operaciones sobredimensionadas", y sostiene que el "próximo hito" para la navegación comercial será Marte, si bien no será "sencillo".

   Además, ha dicho que si existe el calentamiento global "no es por el hombre", posición que ha profundizado Cunningham diciendo que es uno de los "fiascos científicos" de esta época porque en los últimos seis o siete millones de años ha habido periodos de frío.

   Sin embargo, el Premio Nobel de Química Harold Kroto, ha reconocido la preocupación científica por el cambio climático, y ha lamentado que se use el combustible fósil para los coches, ya que no es "eficiente", frente a los eléctricos, por ejemplo.

   Además, ha incidido en que hay que "alentar" el reciclaje, y ha advertido de que el planeta vive el periodo más largo de temperaturas altas de los últimos 600.000 años.

   Charlie Duke ha afirmado que su experiencia vital es la "prueba científica" de que Dios existe ya que se encontró con él durante el intento de suicidio de su esposa en 1975, seis años después de pisar la Luna.

   En una conferencia titulada 'La cara oculta de la Luna' incluida en el Festival Starmus, ha señalado que cuando subió a la nave "no era cristiano" ni hizo un "viaje espiritual", pero vio la "fuerza de Dios" cuando su mujer "cambió de vida hacia la alegría".

   Así, ha dicho que empezó a leer la Biblia pese a las quejas de los científicos, y analizando el zodiaco cristiano, ha apoyado que los hombres no pueden ser "enemigos" de Dios. "Hay libertad de creencia, y he visto muchas veces a Dios desde que tengo 42 años", ha comentado.

   En esa línea, ha comentado que su vida ha sido "un milagro" como cuando el cerebro "procesa" lo que ven los ojos, y no cree que haya "conflicto" entre la comunidad científica y el cristianismo. Además, ha señalado que hacen un trabajo "excelente" y les da su "apoyo", y ha incidido en que su gran "privilegio" es ser uno de los hombres que ha caminado por la Luna, en su caso además, "en compañía de Dios".

   Sobre el alunizaje del Apolo 16, ha apuntado que se hizo con seis horas de retraso y en un centro muy bajo con el fin de evitar los cráteres, y ha calificado de "espeluznante" la sensación de que se ponga el Sol desde la Luna.

   Duke ha señalado que la nave medía 110 metros de longitud y 10 metros de diámetro y pesaba 3 millones y medio de kilos. "No era fácil el lanzamiento y se movía mucho la nave, estaba un poco nervioso y el corazón iba muy rápido", ha subrayado, al tiempo que ha descrito la Tierra como una "bola suspendida en la oscuridad del espacio".

   El astronauta ha apuntado que tras alunizar fue "complicado" dormir por la excitación hasta el punto de "tomar pastillas", y ha señalado que es "agradable" caminar por la Luna, que "está cubierta de polvo fino, como harina", si bien desprende "muchísimo brillo".

   Como homenaje al apoyo de su familia durante la fase de entrenamiento, dejó una foto en la Luna, y ha apuntado que otro de los momentos felices del viaje fue el amerizaje en el Pacífico. "Si no se abren los paracaídas se hubiera roto la carrocería del cohete", ha comentado.
 

Para leer más