14 de agosto de 2020
24 de abril de 2020

La momia de una joven de hace 3.600 años con su ajuar aparece en Luxor

La momia de una joven de hace 3.600 años con su ajuar aparece en Luxor
El Proyecto Djehuty halla el ataúd y la momia de una joven que vivió hace 3.600 años con su ajuar en Luxor (Egipto) - CSIC

MADRID, 24 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Proyecto Djehuty, liderado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), ha hallado en la colina de Dra Abu el-Naga, en Luxor (antigua Tebas), un ataúd antropomorfo de la dinastía XVII del Antiguo Egipto, de hace unos 3.600 años, según ha informado la institución.

En el interior, descansaba sobre el costado derecho la momia de una mujer de unos 15 o 16 años y 1,59 metros de altura con su ajuar: dos pendientes, dos anillos y cuatro collares, uno de ellos de gran valor.

Este hallazgo se enmarca en los trabajos de excavación llevados a cabo los pasados meses de enero y febrero en Luxor, durante la 19ª campaña de esta misión arqueológica.

El ataúd, de madera pintado de blanco, ha sido descubierto a unos metros del patio de entrada a la tumba-capilla de Djehuty (supervisor del Tesoro y de los trabajos artesanos de la reina Hatshepsut), junto a una pequeña capilla hecha en adobe del año 1600 a. C.

El ataúd fue tallado en un solo tronco de árbol, probablemente sicomoro, y mide 1,75 de alto por 0,33 de ancho. Según los investigadores, fue abandonado sobre el suelo por saqueadores de tumbas en época antigua. A pesar de ello, fue dejado con cierto cuidado y sin abrir.

Tras realizar una radiografía a la momia dentro de su ataúd, los arqueólogos descubrieron que llevaba dos pendientes en la oreja izquierda y dos anillos (uno en cada mano), uno de hueso y otro de vidrio azul con un engarce y un cordel alrededor del dedo.

Sobre el pecho se habían colocado, formando un pequeño montón, cuatro collares de entre 61 y 70 centímetros de longitud. Dos de ellos están hechos con cuentas de fayenza (un tipo de cerámica artesanal con acabado vidrioso) de distintos tonos de azul; y un tercero combina cuentas de fayenza con cuentas verdes de vidrio.

Sobre el cuarto collar, el investigador del CSIC en el Instituto de Lenguas y Culturas del Mediterráneo y Oriente Próximo y coordinador del Proyecto Djehuty, José Manuel Galán, ha asegurado que es "el más elaborado y valioso".

Precisamente, ha destacado que, dicho collar, está formado por 74 piezas de distintas formas talladas en amatista, cornalina y otras piedras semipreciosas que todavía no han sido identificadas, además de vidrio, y siete amuletos de fayenza.

"Un halcón de ámbar, representando al dios Horus, parece haber sido la figura central, flanqueado por dos escarabeos. Sorprende la riqueza del ajuar para una persona tan joven y con un ataúd relativamente modesto", ha explicado el investigador.

Para leer más