5 de julio de 2020
19 de mayo de 2006

El Gran Telescopio de Canarias estará en funcionamiento el próximo año

SANTA CRUZ DE LA PALMA, 19 May. (EP/IP) -

El Gran Telescopio de Canarias (Grantecan) ya está instalado en el observatorio del Roque de Los Muchachos, en Villa de Garafía. El mayor telescopio del mundo estará funcionando a lo largo de 2007, según anunció el director del Grantecan, Pedro Álvarez. Las obras de construcción de esta impresionante infraestructura han supuesto la inversión de unos 104 millones de euros.

Está previsto que a finales de 2006 se comiencen a realizar observaciones con el Gran Telescopio de Canarias, si bien este requiere unos doce meses de ajuste y afinamiento, "de puesta a punto", en palabras de Álvarez, "para que sus prestaciones sean útiles científicamente".

Una vez concluidas las obras, se está actualmente en la fase de preparación del telescopio para que esté listo para efectuar sus primeras observaciones. Según Álvarez, un telescopio tiene un promedio de vida de 40 o 50 años y requiere de muchos instrumentos científicos.

También queda pendiente el proceso de montar las partes que faltan, lo que el director del Grantecan denominó "completar la integración", y que se llevará a cabo en la recta final del presente año.

Los 104 millones de euros invertidos en la construcción del vigía cósmico no incluyen una serie de instrumentos que se le irán incorporando progresivamente y que supondrán una inversión considerable. Los costes han sido sufragados por España en un 90 por ciento, mientras las Universidades de México y Florida se reparten el 10 por ciento restante a partes iguales.

Los dos instrumentos ópticos de la primera generación del Grantecan ya están funcionando: el Osiris y el Canaricam. En cuanto a las próximas generaciones, están previstos otros instrumentos como el Emir (para finales de 2008) y el Frida (para 2011). Se estudia y analiza la opción de contar con un tercer instrumento que añadir a estos últimos, previsto para 2012 o 2013.

El sistema óptico de Osiris se compone de un colimador (aparato que permite obtener un haz de luz de rayos luminosos paralelos), un espejo plano y la cámara. Ésta se compone a su vez de seis lentes: tres dobles y tres simples. Junto con la montura, el dispositivo tiene un peso total de 35 kilos.

El poder de Osiris reside en los filtros sintonizadores, que lo convierten en un instrumento único, novedoso y competitivo. Un filtro de estas características es extraordinariamente versátil: cada uno de los dos filtros sintonizables de Osiris equivale a 19.000 filtros convencionales. De esta manera, es posible estudiar cualquier conjunto de líneas de emisión de cualquier galaxia.

El 2 de junio del año 2000, el príncipe de Asturias, Don Felipe de Borbón, colocó la primera piedra de las obras de un telescopio que comenzará el próximo año las pruebas de alineado de los 36 espejos fragmentados que componen su espejo primario de 10,4 metros de diámetro.

La incorporación del Grantecan a la batería de telescopios del Roque de Los Muchachos permitirá recoger casi diez veces más de luz que los mayores telescopios del observatorio palmero.