6 de julio de 2020
8 de septiembre de 2006

Investigadores descubren en el municipio pontevedrés de Gondomar los primeros restos arqueológicos del neolítico

Este hallazgo varía las dataciones de los restos arqueológicos existentes en la comunidad gallega

VIGO, 8 Sep. (EUROPA PRESS) -

Un grupo de investigadores ha descubierto los primeros restos arqueológicos neolíticos hallados en el exterior tras las excavaciones realizadas en Chan do Cereixo, situado en el municipio pontevedrés de Gondomar.

Este es un hallazgo inédito hasta el momento, puesto que la única representación artística de este periodo se había hallado únicamente en el interior de las cámaras de los dólmenes.

Así lo confirmó hoy, en rueda de prensa en Vigo, la directora del proyecto de investigación arqueológica y miembro del Instituto de Estudos Miñoranos, Rosa Villar, quien apuntó las "grandes perspectivas de trabajo" que se abren en este sentido y que "trastocan", a su juicio, las dataciones de los restos arqueológicos existentes en la Comunidad gallega tanto del paleolítico como del neolítico.

Según indicó Villar, la obtención de dataciones a partir del análisis de carbones y bellotas carbonizas por el método del carbono 14, permite situar este conjunto de hallazgos en el neolítico pleno con el consiguiente retraso de la cronología, que se demora algo más de 2.500 años de lo que hasta el momento se consideraba, para situarse aproximadamente en los inicios del segundo milenio antes de Cristo.

Así, los trabajos realizados en el marco del proyecto de investigación arqueológica en Chan do Cereixo durante los meses de julio y agosto tuvieron como objetivo fundamental la obtención de información que permitiese la contextualización del yacimiento paleolítico conocido desde los años 80 y para el que se considera una relación con el Achólense, fase del paleolítico inferior.

Según apuntó la directora de la Fundación Pedro Barrié de la Maza, Marta Rey, esta investigación "pionera" y de "alto riesgo" encarna la búsqueda del patrimonio cultural y natural de Galicia y está basada en un rigor científico "garantizado". "Hemos abierto una caja de sorpresas arqueológicas y un nuevo volumen en la arqueología gallega", consideró Rey.

En este sentido, la directora de la fundación explicó que los resultados obtenidos han sido "sorprendentes, espectaculares y emocionantes" y, así, aseguró que permitirán situar en el mapa peninsular la arqueología gallega "tal olvidada hasta el momento".

TRABAJO DE CAMPO

La metodología empleada en este caso se basó exclusivamente en las técnicas de prospección, estudios de suelos y recogida de muestras para análisis. La prospección se inició con la inspección superficial del terreno, el estudio de cortes y la selección de áreas de interés arqueológico; posteriormente, se procedió a abrir catas de sondeo en lugares previamente seleccionados.

Con este trabajo el grupo de investigadores pudo conocer el contexto de las industrias paleolíticas gracias a la presencia de un yacimiento de este periodo en este lugar, desplazado por procesos erosivos desde su lugar de deposición original hasta las áreas en las que en la década de los 80 fueron recuperadas por Jaime Garrido.

Además, la prospección de todo este territorio permitió documentar vestigios de otros periodos relacionados con la prehistoria reciente lo que arrojó una valiosa información sobre aspectos hasta ahora no documentados relativos, por ejemplo, a la contextualización del arte rupestre (petroglifos).

Así, en el otero denominado 'As Campurras', situado en el sureste de este territorio, se encontraron dos de los cinco petroglifos "inéditos" localizados durante este trabajo y cuyo conjunto constituye el primero de los documentados en la comunidad gallega.

La presencia de suelo de cabaña, identificado como una unidad espacial de expresión cultural, perfectamente diferenciada del espacio salvaje mediante la construcción de un muro de cierre perimetral construido a base de tierra y reforzado exteriormente con rocas de granito y un canal exterior de desagüe para su protección de la erosión de las aguas, confirmó la existencia de un espacio singularizado para determinadas manifestaciones de las sociedades prehistóricas.

EL MÁS ANTIGUO

El yacimiento localizado en Chan do Cereixo (Gondomar) es, a día de hoy, el yacimiento paleolítico más antiguo de los conocidos en la actualidad en Galicia. Actualmente existe un gran desconocimiento de las etapas más antiguas de la prehistoria de Galicia, y esta circunstancia hizo necesaria la realización de esta investigación científica que contribuye a paliar esa escasez de información.

Según apuntó Marta Rey, ya se han puesto en marcha mecanismos de divulgación interpretativa del yacimiento y de la labor desarrollada en el mismo desde el inicio del proyecto, a través de visitas comentadas, exposiciones, acciones en los centros de enseñanza de la comarca, etc.

PROYECTOS DE COLABORACIÓN

El proyecto 'Investigación Arqueológica en Chan do Cereixo' presentado por el Instituto de Estudos Miñoranos --IEM de Nigrán, Pontevedra-- ha sido uno de los proyectos seleccionados en la II convocatoria de proyectos en colaboración de la Fundación Pedro Barrié de la Maza, correspondiente al ejercicio 2004-05.

Con estas convocatorias la fundación renueva su compromiso con la recuperación del patrimonio cultural y natural de Galicia, una constante desde su creación en 1966. Así, el objetivo de la convocatoria es "estimular" los mejores proyectos e iniciativas promovidos por instituciones gallegas en beneficio del patrimonio cultural y natural de Galicia mediante la colaboración institucional, económica y exclusiva de la Fundación Pedro Barrié de la Maza en su desarrollo.

Hasta el próximo 31 de octubre está abierto el plazo para la presentación de proyectos de cara a la III convocatoria de proyectos en colaboración 2006-07. El presupuesto de esta nueva convocatoria asciende a 400.000 euros y las bases completas e impresos de solicitud se pueden descargar de la página web de la Fundación: www.fbarrie.org.