1 de diciembre de 2020
30 de octubre de 2020

ADN denisovano en el genoma de los primeros asiáticos orientales

ADN denisovano en el genoma de los primeros asiáticos orientales
El casquete craneal encontrado en el valle de Salkhit en el este de Mongolia pertenecía a una mujer que vivió hace 34.000 años. - MONGOLIAN ACADEMY OF SCIENCE

MADRID, 30 Oct. (EUROPA PRESS) -

   Los científicos han recuperado ADN mitocondrial antiguo de denisovanos en sedimentos de la cueva Karst de Baishiya, una cueva de piedra caliza en el margen noreste de la meseta tibetana.

   El hallazgo agrega más evidencia al registro de que los denisovanos, un grupo de homínidos extintos que divergieron de los neandertales hace unos 400.000 años, puede haber habitado más ampliamente el noreste de Asia central.

   Si bien los continentes de África y Europa han sido tesoros obvios y fructíferos para la exploración y el descubrimiento de nuestros orígenes humanos modernos, Asia ha sido algo pasada por alto. Los científicos han pensado que los humanos modernos abandonaron África hace unos 60.000 años y, mientras colonizaban Eurasia occidental, encontraron un mundo vacío de cualquier otra especie de homínido arcaico. Esta suposición se debió en parte al hecho de que la prehistoria de Asia es poco conocida en comparación con la de África y Europa.

   Pero la investigación publicada esta semana en la revista 'Science' agrega más evidencia al registro de que los denisovanos pueden haber habitado más ampliamente el noreste de Asia central. Se recuperó ADN mitocondrial de denisovano que data de hace alrededor de 100.000 a 60.000 años, y también posiblemente tan recientemente como 45.000. De ser cierto, esta última fecha puede coincidir con la presencia de humanos modernos en el noreste de Asia central.

   Las muestras de sedimentos fueron analizadas por un equipo internacional que incluía al investigador de la Universidad del Estado de Arizona (ASU) Charles Perreault, afiliado del Instituto de Orígenes Humanos de la Universidad Estatal de Arizona y profesor asociado de la Escuela de Evolución Humana y Cambio Social.

   "Cuando comenzamos a desarrollar este proyecto hace unos 10 años --recuerda Perreault en un comunicado-- ninguno de nosotros esperaba que la cueva Baishya fuera un yacimiento tan rico. Apenas hemos arañado la superficie: tres pequeñas unidades de excavación han producido cientos de herramientas de piedra, fauna y ADN antiguo. Queda mucho por hacer", asegura.

   Un fósil de mandíbula (la "mandíbula de Xiahe") de la misma cueva y fechado en 160.000, había sido previamente identificado, tenuemente, como Denisovan, basado en una posición de un solo aminoácido. Este estudio actual disipa cualquier duda que queda de que los denisovanos ocuparon la cueva.

   Este descubrimiento en la cueva kárstica de Baishiya es la primera vez que se recupera ADN denisovano de una ubicación fuera de la cueva Denisova en Siberia, Rusia, anteriormente el único lugar del mundo donde se han descubierto un puñado de huesos fósiles denisovanos que contienen ADN. En 2010, se encontró enterrado un hueso de un dedo perteneciente a una especie de homínido previamente desconocida en la cueva Denisova en las montañas rusas de Altai. La evidencia de esta nueva especie obligó a los antropólogos a revisar su modelo de evolución humana fuera de África.

   Encontrar ADN denisovano en la meseta tibetana en sí es sorprendente. La evidencia de homínidos arcaicos a 2.000 metros sobre el nivel del mar es inusual. La vida tan alta en la meseta es dura por muchas razones, incluido el aire enrarecido, y los humanos pueden desarrollar el mal de altura en cualquier lugar por encima de los 2.500 metros sobre el nivel del mar.

   Esto sugiere que los denisovanos pueden haber desarrollado adaptaciones a la altura, al igual que los tibetanos modernos. Las fechas de los sedimentos con ADN mitocondrial, junto con la mandíbula Xiahe de 160.000 años de antigüedad, sugieren que los denisovanos han estado en la meseta quizás de forma continua durante decenas de miles de años, más que suficiente para que surjan adaptaciones genéticas.

   Obtener muestras de ADN de ubicaciones geográficas fuera de Siberia también es importante para comprender la diversidad genética y la estructura de la población y la historia del grupo denisovano en su conjunto. Los investigadores sospecharon que los denisovanos estaban muy extendidos en Asia, basándose en la señal genómica de denisovanos generalizada entre los asiáticos actuales.

   El fósil denisovano y el ADN que contenía indican que los primeros humanos modernos coexistieron en Asia con otras especies de homínidos arcaicos, pero, inesperadamente, se cruzaron con ellos. Como los neandertales, la población de Denisovan se mezcló con los humanos modernos mientras se dispersaban por Asia.

   De hecho, existe evidencia de que las adaptaciones genéticas a las grandes altitudes en los tibetanos actuales provienen de los denisovanos. Si se confirma, este es un gran ejemplo de cómo la mezcla con poblaciones arcaicas locales ha moldeado y ayudado a la propagación de los humanos modernos por todo el mundo. En este caso, permitió a los humanos colonizar la meseta tibetana quizás más rápido de lo que hubieran podido hacerlo de otra manera.

   "La cueva de Baishiya es un yacimiento extraordinario que tiene un enorme potencial para comprender los orígenes humanos en Asia --apunta Charles Perreault--. El trabajo futuro en la cueva de Baishiya puede darnos un acceso verdaderamente único al comportamiento de los denisovanos y solidifica la imagen que está surgiendo, que es que los denisovanos, como los neandertales, no eran meros vástagos del árbol genealógico humano, eran parte de una red de poblaciones ahora extintas que contribuyeron al acervo genético humano actual y dieron forma a la evolución de nuestra especie de formas que apenas estamos empezando a comprender".

Para leer más