21 de octubre de 2019
  • Viernes, 18 de Octubre
  • 10 de julio de 2019

    Nuestra complejidad social data del ancestro común de humanos y gorilas

    Nuestra complejidad social data del ancestro común de humanos y gorilas
    GorilasWILDLIFE CONSERVATION SOCIETY.

       MADRID, 10 Jul. (EUROPA PRESS) -

       Los gorilas tienen estructuras sociales más complejas de lo que se pensaba, desde vínculos forjados entre relaciones distantes, hasta "niveles sociales" con paralelismos en las sociedades humanas.

       Los hallazgos de una nueva investigación publicada en la revista 'Proceedings of the Royal Society B' sugieren que los orígenes de nuestros propios sistemas sociales se remontan al ancestro común de los humanos y los gorilas, en lugar de surgir del "cerebro social" de los homínidos después de divergir de otros primates, dicen los investigadores.

       El estudio utilizó más de seis años de datos de dos sitios de investigación en la República del Congo, donde los científicos documentaron los intercambios sociales de cientos de gorilas de las tierras bajas occidentales.

       "Estudiar la vida social de los gorilas puede ser complicado --asegura el autor principal, el doctor Robin Morrison, antropólogo biológico de la Universidad de Cambridge--. Los gorilas pasan la mayor parte del tiempo en bosques densos, y puede llevarles años habituarse a los humanos".

       "Donde los bosques se abren en claros pantanosos, los gorilas se reúnen para alimentarse de la vegetación acuática. Los equipos de investigación establecen plataformas de monitorización en estos claros y registran la vida de los gorilas desde el amanecer hasta el anochecer durante muchos años", añade en un comunicado.

       Algunos datos provinieron de un proyecto a principios de la década de los años 2000, pero la mayoría de los datos de observación del estudio se recopilaron en el desmonte Mbeli Bai, administrado por la Wildlife Conservation Society, donde los científicos han registrado historias de vida de gorilas durante más de 20 años.

       Los gorilas viven en pequeñas unidades familiares (un macho dominante y varias hembras con descendencia) o como solitarios machos 'solteros'. Morrison, quien ha trabajado en Mbeli, utilizó algoritmos estadísticos para revelar patrones de interacción entre grupos familiares e individuos en los conjuntos de datos.

       Al analizar la frecuencia y la duración de las "asociaciones", encontró capas sociales hasta ahora indeterminadas. Más allá de la familia inmediata, había un nivel de interacción regular, un promedio de 13 gorilas, que se considera muy parecido a una 'familia extendida dispersa' de las sociedades humanas tradicionales, por ejemplo, las tías, los abuelos o los primos.

       Más allá de eso, un nivel adicional de asociación involucró un promedio de 39 gorilas, similar a un 'grupo agregado' que pasa tiempo juntos sin estar necesariamente estrechamente relacionados. "Una analogía con las poblaciones humanas tempranas podría ser una tribu o un pequeño asentamiento, como un pueblo", explica Morrison.

       Donde los machos dominantes (espaldas plateadas) eran medio hermanos, era más probable que estuvieran en la misma 'tribu'. Pero más del 80% de las asociaciones cercanas detectadas se relacionaron entre los espaldas plateadas más distantes, o incluso aparentemente no relacionados.

       "Las hembras pasan tiempo en varios grupos a lo largo de sus vidas, lo que hace posible que los machos que no están estrechamente relacionados crezcan en el mismo grupo natal, similar a los hermanastros --añade Morrison--. Los vínculos que se forman pueden conducir a estas asociaciones que vemos como adultos".

       "Si pensamos en estas asociaciones de una manera centrada en el ser humano, el tiempo que pasamos en compañía del otro podría ser análogo a una vieja amistad", precisa.

       Ocasionalmente, cuando muchos machos jóvenes se "dispersan" de sus familias al mismo tiempo pero todavía no están listos para atacar por su cuenta, forman "grupos de solteros de hombres" por un tiempo. Los investigadores sugieren que este podría ser otro período de formación de relaciones.

       El equipo descubrió indicios de un nivel social aún más alto de "agregaciones periódicas", similar a una reunión o festival anual basado en "eventos de fructificación", aunque estos son demasiado infrecuentes para detectarlos con certeza a partir de los datos de este estudio.

       De hecho, Morrison y sus colegas argumentan que los programas de fructificación esporádica de los alimentos preferidos de los gorilas pueden ser una de las razones por las que ellos, y en consecuencia tal vez nosotros, evolucionaron esta "modularidad social jerárquica".

       "Los gorilas occidentales a menudo se mueven muchos kilómetros al día para alimentarse de una amplia gama de plantas que rara vez e impredeciblemente producen fruta --señala Morrison--. Esta comida es más fácil de encontrar si colaboran cuando se alimentan".

        "Los gorilas pasan gran parte de su vida temprana en el grupo familiar, ayudándolos a capacitarlos para alimentarse. Otros enlaces y redes sociales a largo plazo contribuirían a la cooperación y la memoria colectiva para encontrar alimentos que son difíciles de encontrar", continúa.

       Un pequeño número de especies de mamíferos tienen una estructura social similar a la de los humanos. Estas especies también se basan en fuentes de alimento "idiosincrásicas", ya sean elefantes de bosque que cazan frutos de forma irregular, o en las escuelas de peces mercuriales buscadas por los delfines, y todas tienen centros de memoria espacial en su cerebro para rivalizar con los de los humanos.

       Hasta ahora, las especies en esta lista corta estaban evolutivamente alejadas de los humanos. Nuestros parientes más cercanos, los chimpancés, viven en pequeños grupos territoriales con alianzas fluctuantes que son altamente agresivas, a menudo violentas, con los vecinos.

       Como tal, una teoría para la sociedad humana requería la evolución de un "cerebro social" particularmente grande y sofisticado, exclusivo del linaje de los homínidos. Sin embargo, Morrison y sus colegas creen que unir a los gorilas a esta lista sugiere que la explicación más simple puede ser que nuestra complejidad social evolucionó mucho antes, y en su lugar simplemente está ausente del linaje de chimpancés.

       "La proporción de escala entre cada nivel social en los gorilas coincide con los observados no solo en las sociedades humanas tempranas, sino también en los babuinos, las ballenas dentadas y los elefantes", agrega Morrison, del Departamento de Arqueología de Cambridge.

       "Si bien las sociedades de primates varían mucho entre especies, ahora podemos ver una estructura subyacente en los gorilas que probablemente estuvo presente antes de que nuestra especie divergiera, una que encaja sorprendentemente bien como modelo para la evolución social humana --justifica Morrison--. Nuestros hallazgos proporcionan aún más evidencia de que estos animales en peligro de extinción son profundamente inteligentes y sofisticados, y que los humanos tal vez no somos tan especiales como nos gustaría pensar".