18 de julio de 2019
  • Miércoles, 17 de Julio
  • 6 de junio de 2019

    Nuevo grupo de siberianos antiguos, ancestros de los nativos americanos

    Nuevo grupo de siberianos antiguos, ancestros de los nativos americanos
    RUSSIAN ACADEMY OF SCIENCES

       MADRID, 6 Jun. (EUROPA PRESS) -

       Dientes de leche de dos niños excavados al noreste de Siberia han delatado un grupo humano desconocido que vivió allí durante la última Edad de Hielo, eslabón perdido del linaje de los nativos americanos.

       El hallazgo es parte de un estudio más amplio que también descubrió que restos humanos de 10.000 años en otro yacimiento en Siberia están relacionados genéticamente con los nativos americanos, en lo que constituye la primera vez que se han descubierto vínculos genéticos cercanos fuera de los Estados Unidos.

       El equipo internacional de científicos, dirigido por el profesor Eske Willerslev, del St John's College de la Universidad de Cambridge y director del Centro de Lundbeck Foundation para GeoGenetics en la Universidad de Copenhague, ha nombrado al nuevo grupo de personas como los 'antiguos siberianos del norte' y consideran su existencia como "una parte significativa de la historia humana".

       El ADN se recuperó de los únicos restos humanos descubiertos de la época, dos pequeños dientes de leche que se encontraron en un gran yacimiento arqueológico que se encuentra en Rusia, cerca del río Yana, conocido como Yana Rhinoceros Horn Site (RHS). Se descubrió en 2001 y presenta más de 2.500 piezas de huesos de animales y marfil, junto con herramientas de piedra y evidencia de habitación humana.

       El descubrimiento se publica como parte de un estudio más amplio en 'Nature' y muestra que los antiguos siberianos del norte soportaron condiciones extremas en la región hace 31.000 años y sobrevivieron cazando mamuts, rinocerontes lanudos y bisontes.

       El profesor Willerslev explica en un comunicado que "estas personas fueron una parte importante de la historia de la humanidad, se diversificaron casi al mismo tiempo que los antepasados de los asiáticos y europeos modernos, y es probable que en algún momento hayan ocupado grandes regiones del hemisferio norte".

       Por su parte, el doctor Martin Sikora, del Centro de la Fundación Lundbeck para GeoGenetics y primer autor del estudio, agrega que estos grupos "se adaptaron a los entornos extremos muy rápidamente y fueron muy móviles. Estos hallazgos han cambiado mucho de lo que pensábamos que sabíamos sobre la historia de la población del noreste de Siberia, pero también lo que sabemos sobre la historia de la migración humana en general".

       Los investigadores estiman que el volumen de población en el yacimiento habrían sido alrededor de 40 personas con una población más amplia de alrededor de 500. El análisis genético de los dientes de leche reveló que los dos individuos secuenciados no mostraron evidencia de la endogamia que caracterizaba a las poblaciones de neandertales en declive en ese momento.

       La compleja dinámica de la población durante este período y las comparaciones genéticas con otros grupos de personas, tanto antiguas como recientes, se documentan como parte del estudio más amplio que analizó 34 muestras de genomas humanos encontrados en antiguos sitios arqueológicos en el norte de Siberia y Rusia central.

       El profesor Laurent Excoffier de la Universidad de Berna, Suiza, destaca que, "sorprendentemente, los antiguos siberianos del norte están más estrechamente relacionados con los europeos que con los asiáticos y parecen haber emigrado desde Eurasia occidental poco después de la divergencia entre los europeos y los asiáticos".

       Los científicos han descubierto que los antiguos siberianos del norte generaron la composición genética en mosaico de personas contemporáneas que habitan en una vasta área del norte de Eurasia y las Américas, lo que proporciona el 'eslabón perdido' de la comprensión de la genética de la ascendencia nativa americana.

       Se acepta ampliamente que los humanos se dirigieron por primera vez a América desde Siberia a Alaska a través de un itsmo que cruzaba el estrecho de Bering y que quedó sumergido al final de la última Edad de Hielo. Los investigadores pudieron identificar algunos de estos ancestros como grupos de personas asiáticas que se mezclaron con los antiguos siberianos del norte.

       El profesor David Meltzer, de la Universidad Metodista del Sur, en Dallas, y uno de los autores del artículo, explica: "Obtuvimos información importante sobre el aislamiento y la mezcla de la población que tuvo lugar durante la última gran glaciación, el momento más frío y más duro de la Edad de Hielo, y en última instancia, la ascendencia de los pueblos que surgirían de esa época como los ancestros de los pueblos indígenas de las Américas".

       Este descubrimiento se basó en el análisis de ADN de restos masculinos de 10.000 años de antigüedad encontrados en un sitio cerca del río Kolyma en Siberia. El individuo deriva su ascendencia de una mezcla de ADN del norte de Siberia y ADN del este de Asia, que es muy similar al que se encuentra en los nativos americanos. Es la primera vez que se han descubierto restos humanos que están estrechamente relacionados con las poblaciones de nativos americanos fuera de los Estados Unidos.

       El profesor Willerslev concluye: "Los restos son genéticamente muy cercanos a los ancestros de los hablantes paleo-siberianos y cercanos a los ancestros de los nativos americanos. Es una pieza importante en el rompecabezas de entender la ascendencia de los nativos americanos como se puede ver en los rasgos Kolyma en los nativos americanos y los paleo-siberianos. Este individuo es el eslabón perdido de la ascendencia nativa americana".