3 de diciembre de 2020
22 de octubre de 2020

Salto adelante del ser humano por un cambio ambiental hace 320.000 años

Salto adelante del ser humano por un cambio ambiental hace 320.000 años
Sondeo de sedimentos en el Valle del Rift para el estudio - SMITHSONIAN - ARCHIVO

   MADRID, 22 Oct. (EUROPA PRESS) -

   Un cambio en el medio ambiente provocó un salto en el comportamiento humano y la adaptabilidad hace 320.000 años, indica un estudio sobre los antiguos pobladores del Valle del Rift, en África.

   Durante cientos de miles de años, los habitantes de aquella región sabían qué esperar de su entorno, ya que los lagos de agua dulce de la región aseguraban una fuente fiable de agua y grandes herbívoros pastando vagaban por los pastizales. Pero hace unos 400.000 años las cosas cambiaron y el entorno se volvió menos predecible, por lo que los antepasados humanos enfrentaron nuevas fuentes de inestabilidad e incertidumbre que desafiaron su antigua forma de vida.

   El primer análisis de un nuevo núcleo de perforación sedimentario que representa 1 millón de años de historia ambiental en el Valle del Rift de África Oriental muestra que, al mismo tiempo que los primeros humanos abandonaban herramientas antiguas en favor de tecnologías más sofisticadas y ampliaban sus redes comerciales, su paisaje estaba experimentando frecuentes fluctuaciones en la vegetación y el suministro de agua que hacen que los recursos estén disponibles de manera menos confiable.

   Los hallazgos, presentados en Science Advances, sugieren que la inestabilidad en el clima, la tierra y el ecosistema circundantes fue un factor clave en el desarrollo de nuevos rasgos y comportamientos que sustentan la adaptabilidad humana.

   El equipo interdisciplinar de científicos dirigido por Richard Potts, director del Programa de Orígenes Humanos del Museo Nacional de Historia Natural del Smithsonian, describe el período prolongado de inestabilidad en el paisaje en esta parte de África (ahora Kenia) que ocurrió al mismo tiempo que los humanos en la región estaban experimentando un importante cambio de comportamiento y cultural en su evolución.

   Potts y sus colegas documentaron este cambio de comportamiento y cultural en 2018 basado en artefactos recuperados en un sitio arqueológico conocido como Olorgesailie. Décadas de estudio por parte del equipo de Potts y colaboradores de los Museos Nacionales de Kenia han determinado que los primeros humanos en Olorgesailie dependieron de las mismas herramientas, hachas de mano de piedra, durante 700.000 años.

   Su forma de vida durante este período fue notablemente estable, sin cambios importantes en sus comportamientos y estrategias de supervivencia. Luego, a partir de hace unos 320.000 años, las personas que vivían allí entraron en la Edad de Piedra Media, fabricando armas más pequeñas y sofisticadas, incluidos proyectiles. Al mismo tiempo, comenzaron a intercambiar recursos con grupos lejanos y a utilizar materiales para colorear, sugiriendo una comunicación simbólica. Todos estos cambios fueron una desviación significativa de su estilo de vida anterior.

   "La historia de la evolución humana ha sido una de creciente adaptabilidad --recuerda Potts en un comunicado--. Venimos de un árbol genealógico que es diverso, pero todas esas otras formas de ser humanos ahora están extintas. Solo queda uno de nosotros, y bien podemos ser la especie más adaptable que haya existido en la faz de la Tierra".

   Si bien algunos científicos han propuesto que las fluctuaciones climáticas por sí solas pueden haber llevado a los humanos a desarrollar esta notable calidad de adaptabilidad, el nuevo estudio indica que el panorama es más complicado que eso. En cambio, el análisis del equipo muestra que la variabilidad climática es solo uno de varios factores ambientales entrelazados que impulsaron el cambio cultural que describieron en 2018.

   El nuevo análisis revela cómo un clima cambiante junto con nuevas fallas terrestres introducidas por la actividad tectónica y las alteraciones ecológicas en la vegetación y la fauna se unieron para impulsar alteraciones que hicieron que la innovación tecnológica, el comercio de recursos y la comunicación simbólica --tres factores clave en la adaptabilidad-- fueran beneficiosos para los primeros humanos de esta región.

   Al tratar de comprender la importante transición evolutiva que habían descubierto en Olorgesailie, Potts y su equipo se habían sentido frustrados por una gran brecha en el historial ambiental de la región. La erosión en Olorgesailie, una zona montañosa llena de afloramientos sedimentarios, había eliminado las capas geológicas que representan unos 180.000 años de tiempo exactamente en el período de esta transición evolutiva. Para saber cómo cambió la región durante ese período, tuvieron que buscar en otra parte.

   Hicieron perforaciones en la cuenca cercana de Koora para extraer sedimentos de la tierra. Con la participación y el apoyo de los Museos Nacionales de Kenia y la comunidad local de Oldonyo Nyokie, se extrajo de la tierra un núcleo de 139 metros. Ese cilindro de tierra, de solo cuatro centímetros de diámetro representó 1 millón de años de historia ambiental.

   Decenas de colaboradores de instituciones de todo el mundo trabajaron para analizar este registro ambiental, que ahora es el registro ambiental africano fechado con mayor precisión del último millón de años con el que el equipo reconstruyó las características clave del paisaje y el clima antiguos a lo largo del tiempo.

   Descubrieron que después de un largo período de estabilidad, el medio ambiente en esta parte de África se volvió más variable hace unos 400.000 años, cuando la actividad tectónica fragmentó el paisaje. Al integrar la información del núcleo de perforación con el conocimiento obtenido de fósiles y artefactos arqueológicos, determinaron que todo el ecosistema evolucionó en respuesta.

   El análisis del equipo sugiere que a medida que partes de las llanuras cubiertas de hierba de la región se fragmentaron a lo largo de las fallas debido a la actividad tectónica, se formaron pequeñas cuencas. Estas áreas eran más sensibles a los cambios en las precipitaciones que las cuencas lacustres más grandes que habían estado allí antes.

   El terreno elevado también permitió que la escorrentía de agua de terrenos elevados contribuyera a la formación y secado de los lagos. Estos cambios ocurrieron durante un período en el que la precipitación se había vuelto más variable, lo que provocó fluctuaciones frecuentes y dramáticas en el suministro de agua.

   Con las fluctuaciones, también se produjo un conjunto más amplio de cambios ecológicos. El equipo descubrió que la vegetación de la región también cambiaba repetidamente, cambiando entre llanuras cubiertas de hierba y áreas boscosas. Mientras tanto, los grandes herbívoros que pastaban, que ya no tenían grandes extensiones de pasto para alimentarse, comenzaron a morir y fueron reemplazados por mamíferos más pequeños con dietas más diversas.

   "Hubo un cambio masivo en la fauna animal durante el período de tiempo en el que vemos un cambio de comportamiento humano temprano --explica Potts--. Los animales también influyeron en el paisaje a través de los tipos de plantas que comían. Luego, con los humanos en la mezcla y algunas de sus innovaciones, como las armas de proyectiles, también pueden haber afectado a la fauna. Es todo un ecosistema cambiando, con los humanos como parte de ella".

   Finalmente, Potts señala que si bien la adaptabilidad es un sello distintivo de la evolución humana, eso no significa que la especie esté necesariamente equipada para soportar el cambio sin precedentes que la Tierra está experimentando ahora debido al cambio climático provocado por el hombre y la pérdida de biodiversidad antropogénica.