21 de abril de 2019
  • Viernes, 19 de Abril
  • Jueves, 18 de Abril
  • 26 de junio de 2008

    Cómo cuidar la salud en vacaciones

    La Asociación para el Autocuidado de la Salud recomienda viajar siempre con productos básicos para el cuidado de la salud

    Vendas, algodón, tiritas, analgésicos, productos para picaduras de insectos y medusas, antiácidos, productos para el mareo y antidiarréicos no pueden faltar en nuestro botiquín de viaje

    Un buen protector solar adecuado para nuestro tipo de piel es la mejor garantía para evitar las quemaduras

    MADRID, 26

    Las vacaciones de verano son sinónimo de sol, playa, viajes y diversión. Pero también es un periodo en el que relajamos nuestros hábitos de alimentación, cuidamos menos nuestra hidratación, tomamos mucho más el sol y estamos más expuestos a la acción de insectos y plantas que pueden atacar nuestra piel. Por eso es conveniente estar preparados y llevar siempre con nosotros un botiquín de viaje que incluya los productos necesarios para prevenir y tratar las pequeñas dolencias y complicaciones que pueden surgir durante el verano. No en vano, las insolaciones, quemaduras de piel, urticarias, mareos y molestias gastrointestinales son los problemas más habituales durante la temporada estival. La mayoría de las complicaciones son leves y apenas duran unos días, pero pueden amargarnos las vacaciones si no estamos preparados para hacerles frente.

    "Un botiquín básico debe incluir, en primer lugar, material de cura como gasas, algodón, tiritas, vendas y alcohol", explica Rafael García Gutiérrez, director general de la Asociación para el Autocuidado de la Salud (anefp). Según este experto, el botiquín es algo que debe tenerse siempre a mano y, por lo tanto, no podemos dejarlo en casa cuando salimos de viaje. "No se trata de ir cargados de productos y medicamentos, pero sí de llevar lo esencial para atender cualquier dolencia que pueda surgirnos. En este sentido, el consejo del farmacéutico resulta imprescindible a la hora de preparar nuestro botiquín de viaje", matiza García Gutiérrez.

    Los problemas más comunes durante la época estival son los trastornos gastrointestinales -diarreas y estreñimiento, principalmente-. Estas complicaciones están ocasionadas en buena medida por el descuido de nuestros hábitos de alimentación y por la ingesta de comidas a veces en mal estado debido al calor, y de agua que no siempre está convenientemente potabilizada. También son frecuentes las quemaduras provocadas por una exposición excesiva al sol, los estados febriles y dolores de cabeza -causados por las insolaciones- y las reacciones de la piel al contacto, por ejemplo, con insectos y medusas, lo que puede provocar urticaria.

    La Asociación para el Autocuidado de la Salud recomienda llevar analgésicos (para los dolores de cabeza y musculares), antiácidos (para los problemas de acidez e indigestión), soluciones de rehidratación oral (para las deshidrataciones), repelentes de insectos para evitar picaduras y, sobre todo, un protector solar adecuado para nuestro tipo de piel. "Si algo no puede faltar en el botiquín de viaje es un buen protector solar, porque las quemaduras en la piel pueden acarrearnos muchos problemas tanto a corto como a largo plazo", recuerda García Gutiérrez. También son habituales los mareos cuando se viaja en coche, por lo que anefp recomienda llevar productos para la prevención de los mareos (se pueden obtener en forma de comprimidos, chicles y supositorios).

    Cómo preparar el botiquín

    A la hora de preparar el botiquín de viaje debemos contar siempre con el consejo de un farmacéutico. Este profesional sanitario nos proporcionará toda la información necesaria para elaborar el botiquín más adecuado a nuestras necesidades y a nuestro destino vacacional. Además, nos asesorará sobre el uso correcto de los productos y sobre cómo tomar y durante cuánto tiempo los medicamentos de nuestro botiquín, en el caso de que sean necesarios.

    "Todos los medicamentos que se deben incluir en un botiquín de viaje no requieren de una receta médica para su compra en las farmacias", aclara el director general de la Asociación para el Autocuidado de la Salud, ya que están específicamente destinados al tratamiento de síntomas leves por parte el paciente, sin necesidad de la intervención de un médico. Aunque no necesitan de receta para su venta, estos fármacos, autorizados por el Ministerio de Sanidad, tienen las mismas garantías de calidad, seguridad y eficacia que los medicamentos de prescripción.

    Los artículos indispensables que debe incluir un buen botiquín de viaje son:

    - Termómetro: permite conocer con precisión la intensidad de la fiebre.

    - Antisépticos: desinfectantes de uso externo para heridas y cortes superficiales y quemaduras leves producidas en la piel.

    - Material de curas: vendas, algodón, tiritas, tijeras y gasas esterilizadas.

    - Analgésicos y antipiréticos: alivian el dolor y la fiebre.

    - Antihistamínicos: destinados al tratamiento de las reacciones alérgicas producidas por insectos, contacto con plantas, detergentes, etc.

    - Antiácidos: tratan la indigestión, la acidez y el ardor de estómago.

    - Antieméticos: controlan las náuseas y los vómitos.

    - Laxantes: tratan el estreñimiento.

    - Antidiarreicos: cortan la diarrea.

    - Protectores solares: protegen la piel de los efectos nocivos del sol.

    - Fármacos contra el mareo: previenen y tratan los síntomas del mareo.

    - Productos para picaduras y repelentes: alivian los síntomas de picaduras y repelen a los insectos.

    - Fórmulas de rehidratación oral: rehidratación tras vómitos o diarreas.

    Emisor: Asociación para el Autocuidado de la Salud (anefp)

    Contacto: Nuria Sastre, comunicación de anefp. Tel. 91 435 35 69 (extensión 6); e-mail

    prensa@anefp.org