8 de diciembre de 2019
  • Sábado, 7 de Diciembre
  • Viernes, 6 de Diciembre
  • 14 de septiembre de 2009

    Innova.- Un estudio demuestra que el contacto directo con nicotina puede provocar irritación localizada de los tejidos

    VALENCIA, 14 Sep. (EUROPA PRESS) -

    Un equipo de investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha participado en una investigación que ha demostrado que el contacto directo con la nicotina puede producir irritación localizada, informaron hoy fuentes de la institución en Valencia.

    Los expertos han descubierto que la nicotina activa un receptor molecular que está involucrado en los procesos de inflamación y dolor. Este receptor, denominado TRPA1, está localizado en las terminaciones nerviosas de la piel último número de la revista 'Nature Neuroscience', explicaron las mismas fuentes.

    El trabajo, que ha sido probado en ratones, señala que la activación de este receptor, un canal iónico excitatorio, puede ser responsable de la irritación producida por la nicotina en las terapias contra el tabaquismo al aplicarla localmente mediante aerosoles nasales o al utilizar parches sobre la piel.

    El investigador del CSIC Félix Viana de la Iglesia destacó que "hasta ahora se creía que la irritación producida por la nicotina se debía exclusivamente a la estimulación de los ya conocidos receptores nicotínicos". "Nosotros --prosiguió-- hemos demostrado que la nicotina es capaz de activar directamente la proteína TRPA1, que funciona como un detonador de las señales neuronales que transmiten sensaciones de quemazón y dolor".

    Asimismo, los investigadores han comprobado que los ratones que carecen de la proteína TRPA1 no presentan ninguna irritación posterior tras administrarles nicotina de forma intranasal.

    "Hemos demostrado que la nicotina tiene un efecto irritante muy similar a la producida por otras sustancias activadoras de TRPA1, como la mostaza, la cebolla, el ajo y las emisiones de los tubos de escape de los automóviles. En un futuro, este descubrimiento podría ser de utilidad para el desarrollo de nuevas terapias contra el hábito de fumar que posean menos efectos adversos", subrayó Viana.

    En el trabajo han participado, por parte del CSIC, Félix Viana y Víctor Meseguer, investigadores del CSIC en el Grupo de Transducción Sensorial y Nocicepción del Instituto de Neurociencias de Alicante (centro mixto del CSIC y de la Universidad Miguel Hernández).

    El primer firmante del trabajo, Karel Talavera, pertenece al Laboratorio para el estudio de los canales iónicos (Universidad Católica de Lovaina) y realiza en la actualidad una estancia como investigador invitado en el grupo de trabajo de los investigadores del CSIC.