22 de julio de 2019
6 de marzo de 2014

El Hospital Clínico de Valencia implanta el monitor cardíaco más pequeño disponible para pacientes

El Hospital Clínico de Valencia implanta el monitor cardíaco más pequeño disponible para pacientes
GVA

VALENCIA, 6 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Servicio de Cardiología del Hospital Clínico Universitario de Valencia ha implantado recientemente a un paciente el sistema de Monitorización Cardiaco Inyectable (ICM) Reveal LINQ, el monitor más pequeño disponible para afectados, hasta un 80 por ciento menor que otros dispositivos.

El monitor se ha implantado por primera vez en España y al mismo tiempo en doce hospitales españoles: Hospital Clínico de Valencia, Puerta de Hierro, Ramón y Cajal y La Paz (Madrid); Vall d'Hebron (Barcelona); Costa del Sol (Marbella); Infanta Cristina (Badajoz); Clínica Universidad de Navarra; Hospital Universitario de Burgos (Burgos); Infanta Leonor (Madrid); Virgen de la Salud de Toledo y el Universitario de León, según ha informado la Generalitat en un comunicado.

Los sistemas de Monitorización Cardíaca subcutánea son pequeños dispositivos que se implantan debajo de la piel del tórax y que monitorizan y registran el ritmo cardíaco. Su objetivo es "supervisar continuamente la actividad eléctrica del corazón". Está indicado para pacientes que hayan experimentado síntomas como mareos, palpitaciones, síncopes y dolor en el pecho que puedan sugerir una arritmia cardiaca y puede ser utilizado en pacientes con mayor riesgo de sufrir arritmias cardiacas, o para evidenciar el posible origen de ictus criptogénico.

UN 20% MÁS DE MEMORIA

Este dispositivo Reveal LINQ tiene aproximadamente un tercio del tamaño de una pila normal, lo que le hace ser más de un 80 por ciento menor que otros ICM. Además de estar miniaturizado, este dispositivo forma parte de un potente sistema que permite al médico monitorizar el corazón de forma continua y sin cables durante más de tres años y con un 20 por ciento más de memoria que otros dispositivos.

Además, puede proporcionar monitorización remota diaria, desde el domicilio del paciente, a través un sistema que permite a los médicos recibir notificaciones sobre lo que el dispositivo va registrando.

De acuerdo con el doctor Ricardo Ruiz Granell, especialista en Cardiología del Hospital Clínico de Valencia, "este sistema de monitorización cardiaca tiene ventajas para el paciente como son el pequeño tamaño, la facilidad de implantación , la duración y la capacidad de control remoto".

"Se trata de un procedimiento muy sencillo y mínimamente invasivo. Se coloca debajo de la piel del tórax a través de una pequeña incisión de menos de dos centímetros y se cierra con un par de puntos o grapas", ha descrito el especialista.

El Reveal LINQ ICM también es compatible con resonancia magnética, por lo que el paciente puede someterse a una si fuera necesario. El Clínico implanta una media de 40 monitores cardiacos al año en pacientes a los cuales es necesario llevar un registro de la actividad cardiaca para diagnosticar si sus síntomas se deben a arritmias.

Los pacientes a los que se les suele implantar padecen episodios de pérdida de conciencia supuestamente provocadas por arritmias y otros que han padecido un ictus con sospecha de que se trate de una embolia cerebral facilitada por una arritmia. Existen otro tipo de monitores cardíacos que se conectan en el exterior del cuerpo en aquellos casos en que el registro de la actividad del corazón suele ser de intervalos de tiempo más cortos.