29 de febrero de 2020
4 de enero de 2008

Innova.- Investigadores de la UPV desarrollan paneles cerámicos para fachadas capaces de generar energía eléctrica

VALENCIA, 4 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Instituto de Tecnología de Materiales (ITM) de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) lidera un proyecto cuyo objetivo es desarrollar paneles cerámicos para fachadas y cubiertas que sean capaces de generar energía eléctrica mediante la inserción de materiales fotovoltaicos de bajo coste. La pretensión es que en pocos años las fachadas de los edificios serán las que abastezcan a los ciudadanos de electricidad, según informaron hoy fuentes de la institución académica.

Las investigaciones desarrolladas desde los laboratorios del ITM contribuirán a incrementar la producción de energía renovable, favoreciendo la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero y, de este modo, el cumplimiento del Protocolo de Kyoto, que entre 2008 y 2012 pretende reducir los niveles de emisión un 8 por ciento respecto a 1990, recordaron las mismas fuentes.

El proyecto, coordinado por la profesora Mª Ángeles Hernández, se centra en el diseño, desarrollo y caracterización de células solares basadas en silicio amorfo que se integran en materiales cerámicos utilizados en diferentes elementos arquitectónicos constructivos. Actualmente, los investigadores del ITM ya han desarrollado los primeros prototipos de células solares fabricadas con este material.

El objetivo final es obtener una placa cerámica que, por sí misma, sea capaz de absorber energía. "A diferencia de lo que existe hoy en el mercado, que son placas solares pegadas a la cerámica u otros elementos constructivos, será el propio panel cerámico el que, gracias a la inserción del silicio amorfo, nos abastezca de energía", explicó Javier Orozco, miembro del equipo de investigadores del ITM que trabaja en el proyecto.

Este material es más barato que los que se utilizan en la fabricación de las placas solares tradicionales --silicio mono o policristalino--, menos frágil, sufre menos degradación con el paso del tiempo, y es menos sensible a la orientación y a la temperatura. Actualmente, se utiliza fundamentalmente para la fabricación de telas asfálticas en techos, por ejemplo, de naves industriales, gasolineras, etc. Sin embargo, su rendimiento todavía es bajo, y las investigaciones del ITM se centran precisamente en optimizar dicho rendimiento, explicaron.

Asimismo, desde el ITM trabajan alternativamente en la obtención de células solares híbridas de bajo coste, aptas también para ser elaboradas sobre materiales cerámicos.

"Nuestro objetivo es desarrollar nuevos elementos arquitectónicos que, sin abandonar los aspectos tradicionales, permitan realizar un aprovechamiento energético sostenible, mediante procesos respetuosos con el entorno, promocionando así el uso de la energía solar a nivel doméstico e industrial", agregó Javier Orozco.

AHORRO

El desarrollo de estos elementos permitirá un gran ahorro respecto a las placas solares tradicionales, por la eliminación de los elementos no activos, para soporte y estructura, que se duplican en las instalaciones actuales, resaltaron desde la universidad.

En las instalaciones comercializadas actualmente con silicio amorfo, se alcanzan potencias pico de 40 w/m2 y producciones acumuladas, para una insolación típica del área mediterránea, de alrededor de 44 Kwh/m2 al año. Esta producción significa ingresar 19 euros por metro cuadrado al año por venta de la energía bajo la legislación actual.