19 de agosto de 2019
2 de febrero de 2009

Innova.- Investigadores de la UPV desarrollan un recubrimiento de alimentos que retrasa la podredumbre de las naranjas

VALENCIA, 2 Feb. (EUROPA PRESS) -

Un equipo de investigadores del Instituto de Ingeniería de Alimentos para el Desarrollo (IU-IAD) de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) ha desarrollado nuevos recubrimientos de alimentos con aceite esencial de árbol de té que permite mejorar la conservación y la calidad de los cítricos y retrasar la podredumbre de frutos como la naranja, según informaron en un comunicado fuentes de la institución académica.

De este modo, precisaron que uno de los problemas más graves que afectan a la citricultura valenciana es la podredumbre causada por el hongo Penicilium en la poscosecha de los cítricos. Para reducir su incidencia, generalmente se utilizan compuestos químicos de gran persistencia y escasa o nula biodegradabilidad.

Frente a esto, una alternativa es el uso de tratamientos basados en productos naturales con capacidad antimicrobiana, como es el caso de los aceites esenciales y, en este caso, el del árbol de té. Al respecto, la investigadora principal del proyecto, Maite Cháfer, resaltó que "su incorporación a recubrimientos permite obtener productos naturales y beneficiosos para el medio ambiente".

El recubrimiento desarrollado por los investigadores de la Politécnica es una capa transparente e imperceptible hecha a base de una sustancia celulósica totalmente biodegradable y el aceite esencial del árbol de té. En los estudios, se ha evaluado tanto la capacidad para controlar la podredumbre cítrica como los principales aspectos de calidad del fruto durante su almacenamiento, con unos resultados "muy satisfactorios", resaltaron.

En concreto, Cháfer apuntó que "las naranjas recubiertas con niveles de tan sólo un 2 por ciento de aceite esencial sufrieron un menor deterioro fúngico que los frutos sin recubrimiento, y se retrasó la incidencia de la podredumbre".

Además, añadió que la aplicación de estos recubrimientos conserva mejor diferentes parámetros de calidad de los frutos en su almacenamiento como la acidez, la vitamina C, el índice de madurez y la pérdida de peso, ya que los recubrimientos desarrollados "actúan de forma inteligente como barrera y control de numerosas reacciones de deterioro que sufren los frutos tras su recolección".

La investigadora manifestó que "poder utilizar un producto multifuncional y biodegradable para la conservación da un mayor valor añadido al producto y poder hacerlo a dosis tan bajas de forma efectiva, abarata enormemente el coste de la aplicación".

Tras los buenos resultados obtenidos en la aplicación de la conservación de la naranja, los investigadores de la UPV estudian también su uso para la conservación de limones y otros productos agrarios. Asimismo, Cháfer señaló que la formulación desarrollada para este recubrimiento podría utilizarse también para aplicar en productos fitosanitarios, pulverizándolo sobre las cosechas, en sustitución de los productos químicos actualmente empleados, o en otras formas de envasado.