30 de mayo de 2020
11 de junio de 2008

Innova.- La UPV desarrolla un sistema de prevención de incendios forestales basado en sensores de bajo coste

VALENCIA, 11 Jun. (EUROPA PRESS) -

Un equipo de investigadores del Grupo DSD del Instituto de Aplicaciones de las Tecnologías de la Información y de las Comunicaciones Avanzadas (ITACA), coordinado por Francisco Ballester y Marcos Martínez, ha desarrollado un sistema de prevención de incendios forestales, basado en la utilización de sensores inalámbricos y autónomos de granularidad variable, que detecta focos de incremento de temperatura y humedad en zonas de riesgo de incendio.

El sistema, implementado bajo un contrato de desarrollo de tecnología para la empresa valenciana Balmart, se está aplicando actualmente en una prueba piloto en el Pico del Remedio de Chelva donde, desde hace dos meses, se han instalado ya más de 60 de estos sensores inalámbricos, bajo la supervisión de la Conselleria de Medio Ambiente, Agua, Urbanismo y Vivienda, según informaron en un comunicado fuentes de la UPV.

La prueba piloto se está desarrollando a partir de un contrato entre la propia empresa valenciana y Conselleria. Según apuntó Francisco Ballester, el despliegue final de sensores alcanzará las 300 unidades.

Entre sus prestaciones, este sistema permite detectar rápidamente focos de alta temperatura identificados geográficamente, activando los mecanismos de alerta de manera inmediata y automática. Una vez se detecta la incidencia --ya sea alarma de temperatura, humedad-- es capaz de enviar un SMS o GSM de alerta de incendio a patrullas forestales y también a los Centros de control y vigilancia.

"El sistema permite medir de forma continua e in situ todos los parámetros, y caracterizar las condiciones ambientales del monte, tanto del terreno como del arbusto, que es el combustible. El equipo manda datos únicamente cuatro veces al día, salvo que haya una alarma. La incidencia puede derivarse tanto de un nivel excesivo de temperatura, o un gradiente, es decir, si en un plazo de dos o tres minutos se incrementa cinco grados, el sistema enviaría también una señal de alarma", explicó Francisco Ballester.

Los sensores tienen un alcance de 100 metros, y están alimentados a baterías con una autonomía de dos años. Son portátiles y fácilmente instalables en árbol o suelo, y su coste medio oscila en torno a los 100 euros.

La aplicación de esta tecnología de sensorización en el ámbito forestal es "especialmente importante" también para saber en qué épocas del año es mejor llevar a cabo tareas de reforestación, así como para la caracterización de tipos de suelo y matorral de la Comunidad Valenciana, "para saber qué variedades tienen más riesgo de prender", añadió Ballester.

El sistema desarrollado por los investigadores de la UPV se ha presentado en el marco de ECOFIRA, la Feria Internacional del Agua, Suelo, Aire, Residuos, sus Tecnologías y Servicios, que se celebra desde hoy y hasta el próximo viernes, en Feria Valencia.