8 de agosto de 2020
23 de septiembre de 2009

Unos 40 vecinos de l'Alcora se manifiestan ante la empresa Reyval para pedir que cesen los olores

CASTELLÓN, 23 Sep. (EUROPA PRESS) -

Unos 40 vecinos de l'Alcora (Castellón) se manifestaron esta tarde ante las instalaciones de la empresa Reyval para protestar por "los olores que se desprenden de sus instalaciones, que son insoportables e incluso están provocando enfermedades", según declararon algunos de los manifestantes. Portaban pitos y tres pancartas en las que pedían explicaciones a la empresa y a la Conselleria de Medio Ambiente. Los vecinos apuntaron que "las fuertes olores son insoportables en las viviendas de los alrededores de la planta de tratamiento y hay días en los que también llegan al pueblo".

El alcalde de l'Alcora, Javier Peris, también llegó al lugar de la protesta con una mascarilla en la mano, y también se personó la portavoz del PP en el Ayuntamiento, Merxe Mallol.

Peris declaró que la empresa "ha cumplido el plazo para solventar las irregularidades que se detectaron en una inspección. Nos pidió que ampliásemos el plazo para que pudiese introducir medidas correctoras, pero en la visita que hemos realizado esta mañana hemos visto que ha aplicado algunas, pero sigue incumpliendo otros aspectos"

Peris incidió en que es la Conselleria de Medio Ambiente la competente "porque desde que se aplicaron las autorizaciones ambientales integradas los ayuntamientos tenemos poco que decir, y si dependiese de nosotros, ya hubiésemos tomado medidas".

De esta visión discrepó la concejal del PP en el Ayuntamiento de l'Alcora, Merxe Mallol, quien señaló que "la Policía Local debería levantar acta de la situación y el ayuntamiento podría tomar las medidas pertinentes para solucionar la situación". Mallol indicó que la Generalitat Valenciana ya ha abierto un expediente sobre la situación.

Dos patrullas de la Guardia Civil vigilaron en todo momento la acción de los manifestantes, que abuchearon al propietario de la planta en el momento en el que salió de la empresa. No obstante, los vecinos no impidieron la salida de los vehículos que entraban y salían de la planta de tratamiento de residuos. Algunos vecinos señalaron que "este pasado verano, pese a la calor, dormíamos con las ventanas cerradas porque el olor era insoportable e irrespirable".

Javier Peris anunció que si mañana no se consigue cerrar una reunión con los responsables de Conselleria, "puesto que es la institución autonómica la que tiene las competencias en esta materia para determinar las medidas provisionales que debe tomar la empresa de manera inmediata", el viernes, el Ayuntamiento contratará autobuses y los concejales, junto con los vecinos, se desplazarán hasta Conselleria para trasladarles el malestar de la población, según informó el Ayuntamiento de l'Alcora en un comuncicado.