7 de junio de 2020
16 de junio de 2014

Acusados de explotar sexualmente a una menor en clubs dicen que ejerció la prostitución de forma voluntaria

Acusados de explotar sexualmente a una menor en clubs dicen que ejerció la prostitución de forma voluntaria
EUROPA PRESS

CASTELLÓN, 16 Jun. (EUROPA PRESS) -

Algunos de los acusados de explotar sexualmente a una menor tras traerla desde Rumanía han declarado este lunes en el juicio que se celebra en la sección primera de la Audiencia de Castellón que nunca la obligaron a ejercer la prostitución en clubs de esta provincia y Valencia, sino que ella lo hizo de forma voluntaria.

En su escrito de conclusiones provisionales, el fiscal solicita 18 años de prisión para cada uno de los siete acusados por un delito de trata de seres humanos con fines de explotación sexual y otro de prostitución y a pagarle una indemnización de 30.000 euros por los daños morales, mientras que una parte de los letrados pide la libre absolución para sus clientes y la otra, el sobreseimiento provisional.

El ministerio público asegura que en 2011 uno de los acusados, amigo de los padres de la víctima, convenció a éstos para que la chica se trasladara con él a España con la falsa promesa de un trabajo como empleada doméstica, sin manifestarles en ningún momento que la finalidad real del viaje era obligarla a ejercer la prostitución y lucrarse con los beneficios que obtuviera.

Una vez en Castellón, el acusado y la menor se trasladaron a Burriana y se instalaron en un piso donde también residían la madre, la mujer y la hermana de él, también procesadas. A continuación, y tras las amenazas de los acusados de que la venderían a otras personas, la menor comenzó a ejercer la prostitución y a entregarle la totalidad de las ganancias.

Durante este tiempo, la chica manifestó en varias ocasiones al acusado su negativa a ejercer la prostitución, a lo que éste respondía con amenazas de muerte o de venderla a terceros, hecho que conocían las otras procesadas. Posteriormente, según el fiscal, la menor consiguió contactar con otro de los acusados -conocido de la familia- para pedirle ayuda, quien la llevó a vivir con él con el fin de entregarla a un tercero y mantenerla en el ejercicio de la prostitución.

SE ESCAPÓ AYUDADA POR UN CLIENTE

Así, la entregó a una pareja -también procesada- bajo la promesa de que la tratarían mejor que los anteriores procesados, aunque está tuvo que ejercer de nuevo la prostitución y entregar todas las ganancias. La situación finalizó en diciembre de 2011, cuando la chica logró escapar ayudada por un cliente.

El hombre acusado de trasladar a la menor desde Rumanía, que ha asegurado que desconocía que era menor hasta que no habló con su padre, ha declarado que la chica ya era prostituta en su país y que quería venir a España para seguir ejerciendo esta práctica "porque aquí se ganaba más dinero". Según ha dicho, él le proporcionó un trabajo para cuidar a un niño que ella rechazó "porque decía que sólo sabía ejercer la prostitución", por lo que él le sugirió un club para trabajar.

El acusado, que ha asegurado que el padre de la menor "sabía muy bien lo que hacía su hija", ha asegurado que ella le propuso que las ganancias que obtuviese ejerciendo la prostitución se las repartieran a partes iguales. Así mismo, ha negado que la haya amenazado o agredido en alguna ocasión y ha dicho que su mujer y su madre desconocían el trabajo de la menor, mientras que su hermana sólo vivía con ellos cuando venía de vacaciones.

Finalmente, ha declarado que la menor se fue voluntariamente del piso y que no volvió a saber nada de ella hasta que posteriormente la vio un día ejerciendo la prostitución en Castellón. "Me siento culpable por haberla ayudado, pues yo no tenía que haber intervenido", ha añadido. La madre, la mujer y la hermana del procesado han relatado que ellas desconocían que la víctima era menor y que ejercía la prostitución.

Por su parte, el hombre al que el fiscal acusa de entregar a la menor a los otros procesados ha declarado que alojó en su casa a la chica durante tres días, pero ha afirmado que desconocía que ejerciera la prostitución.

Finalmente, los otros dos procesados han asegurado que alquilaron a la menor una habitación en su vivienda y que les dijo que quería ejercer la prostitución, por lo que pidió asesoramiento a la mujer, ya que ésta también ejercía esta práctica.

Sin embargo, han negado que la obligasen a trabajar como prostituta y han destacado que sólo les dio el dinero correspondiente a los gastos por el alquiler y la comida, hasta que poco después desapareció. "Teníamos una relación muy buena con la chica, por lo que no sé por qué han pasado estas cosas", ha declarado el acusado. El juicio continuará este martes.

Para leer más