21 de abril de 2019
4 de junio de 2008

Aidima incorpora a sus ensayos los nuevos requisitos para aumentar la seguridad en las cunas

VALENCIA, 4 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Instituto Tecnológico del Mueble, Madera, Embalaje y Afines, Aidima ha incorporado a los ensayos que realiza ordinariamente al mobiliario de cunas y cunas plegables los nuevos requisitos que ha establecido recientemente la norma UNE EN 716 mediante una revisión que incrementa la seguridad para el bebé y el contexto físico donde se ubique el mueble, según informaron hoy en un comunicado.

Por este motivo, aconseja a los fabricantes que se asesoren en el Instituto antes de realizar sus nuevos prototipos para evitar costes en la producción derivados de posteriores modificaciones antes de su puesta a la venta.

La citada norma reduce las posibilidades de diseño y materiales, y acota detalladamente las opciones constructivas, las señalizaciones que deben incluirse, y las instrucciones de montaje y uso como garantía de un producto que va destinado a proteger la seguridad de la población infantil, desde prácticamente el nacimiento del bebé hasta la pre-adolescencia en el caso de las cunas transformables. Se trata por tanto de una de las normas "más estrictas" en la fabricación de mobiliario, añadió.

El Instituto tecnológico recomienda así "una revisión exhaustiva" de los modelos iniciales y de todos sus componentes, incluidos los embalajes y los elementos de marcado (avisos en la propia cuna) e instrucciones, antes incluso de su fase de prototipado.

Los ensayos realizados por los técnicos de Aidima están posibilitando orientar a las empresas para corregir las faltas más comunes relativas a la documentación o señalización, como son las irregularidades en las instrucciones de montaje y uso, que alcanzan un 70 por ciento de las pruebas realizadas, según las msiams fuentes.

Los fallos más frecuentes se producen en las instrucciones, en un 43,1 por ciento; en el marcado, en un 25,1 por ciento; en la resistencia estructural y dispositivos de ensamblaje en un 15,1 por ciento; y en los requisitos de laterales y extremos en un 12,7 por ciento, entre otros también importantes pero con menores porcentajes sobre las irregularidades detectadas.

Una de las novedades que introduce esta norma, escogida al azar, y que da cuenta del grado de garantía que ha impuesto a favor de la seguridad de cara al consumidor, y no sólo del producto en sí, se refiere a las advertencias, entre la que debe figurar una frase que prevenga riesgos de caídas cuando el niño sea capaz, a pesar de todas las medidas establecidas en el producto, de salir de la cuna.