28 de febrero de 2021
25 de junio de 2014

Los análisis descartan que el paciente ingresado en La Fe esté infectado por el virus del Ébola

MADRID/VALENCIA, 25 Jun. (EUROPA PRESS) -

Los resultados de las pruebas realizadas al paciente que ingresó en el Hospital de La Fe de Valencia con un cuadro neumónico como consecuencia de un posible caso de Ébola han dado negativos y descartan por tanto que estuviera contagiado con el virus, según han confirmado a Europa Press fuentes del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.

El paciente, proveniente de Guinea Conakry, hizo escala en Casablanca (Marruecos) antes de aterrizar en Valencia y, tras desarrollar una serie de síntomas como tos, sudoración o dolor abdominal, se le trasladó al hospital tras el aviso de las autoridades al Servicio de Sanidad Pública valenciano.

Según han informado fuentes de la Conselleria de Sanidad, el paciente evoluciona favorablemente aunque no se ha concretado la patología que presenta. De acuerdo con este departamento de la Generalitat, ante el cuadro clínico que presentaba el paciente --que podía corresponder con la enfermedad de Ébola--, se activó de manera preventiva el protocolo de referencia establecido por Sanidad Exterior para casos con esta sintomatología.

El protocolo consiste en la comunicación desde el vuelo a Sanidad Exterior sobre la sintomatología del viajero, para que se proceda a su recogida y posterior aislamiento en un servicio de Infecciosos, toma de muestras y envío para análisis.

El director del Centro de Alertas del Ministerio de Sanidad, Fernando Simón, ha apuntado que las personas que mantuvieron contacto con el paciente habían sido identificadas y se estaba realizando "un seguimiento preventivo" a la espera de conocer los resultados.

CONTACTO "MUY ESTRECHO"

Además, en caso de haber sido positivos, reconocía que la probabilidad de contraer este virus es "baja" ya que requiere un "contacto muy estrecho" con secreciones.

De hecho, no lo consideraban un caso de riesgo y la activación del protocolo de actuación por parte de la Conselleria de Sanidad de la Generalitat se llevó a cabo para "minimizar" los peligros.