25 de febrero de 2020
20 de enero de 2020

Aprobado el pliego de la nueva terminal de pasajeros del puerto de Valencia con las propuestas medioambientales de Ribó

Aprobado el pliego de la nueva terminal de pasajeros del puerto de Valencia con las propuestas medioambientales de Ribó
Consejo de Administración de la APV - AYUNTAMIENTO DE VALÈNCIA

Martínez pide a Oltra que argumente su opinión sobre la ampliación norte del puerto: "Todos queremos lo mejor para nuestros hijos"

    VALÈNCIA, 20 (EUROPA PRESS)

   El Consejo de la Autoridad Portuaria de Valencia (APV) ha aprobado este lunes el pliego de condiciones de la futura terminal pública de pasajeros del Puerto de Valencia, tras incorporar una serie de criterios medioambientales, a propuesta del alcalde de la ciudad, Joan Ribó, que ha dado así el visto bueno a la redacción.

   Con las modificaciones planteadas por el Ayuntamiento, las bases del concurso para la construcción y explotación de la nueva terminal otorgan más peso a los requisitos medioambientales que debe cumplir la concesionaria y su valoración pasa del 4% al 20%. Los criterios sociolaborales también pasan a contar más, del 4% a un 5%, y el parking tendrá puntos de recarga para vehículos eléctricos.

   Además, el proyecto ya contemplaba otros "requisitos mínimos" para el primer edil, como son placas fotovoltaicas en los techos de los edificios de la terminal --su instalación correrá a cargo de la APV-- para que sean de "consumo cero", un plan de residuos y deberá permitir a los barcos conectarse a la energía eléctrica cuando estén atracados en el puerto.

   Ribó se ha mostrado así a favor del pliego de condiciones para la futura terminal de pasajeros, un documento que no obstante, ha recibido un voto en contra dentro del Consejo de la APV. Para el edil, se trata de una iniciativa "buena y positiva" que "conjuga los intereses del ayuntamiento de respeto a metas medioambientales y del puerto de hacer una nueva terminal que es importante".

PASOS PARA UNA TERMINAL OPERATIVA EN 2024

   El plazo de concesión administrativa para la nueva terminal --que se ubicará en los antiguos terrenos de Unión Naval, respetando los edificios catalogados como históricos por la Cátedra Demetrio Ribes-- será de 35 años ampliables a 50, ha explicado el presidente de la APV, Aurelio Martínez, en rueda de prensa junto al director general, Francesc Sánchez.

   Tendrá itinerarios separados para los tráficos de pasajeros de las líneas regulares nacionales e internacionales, cruceros y carga; una capacidad mínima para 150.000 pasajeros y una capacidad máxima de 2,8 millones al año. Hoy en día el puerto recibe alrededor de 1,1 millones.

   Ahora se abre un período de 60 días para la presentación de ofertas y el la APV calcula que tardará unos ocho meses, hasta septiembre, en valorar y seleccionar "la oferta más ventajosa y razonable".

   Después, se requerirán informes técnicos internos e informes urbanísticos de Conselleria y Ayuntamiento, y el proyecto se llevará a información pública durante 20 días, en los que se podrán presentar alegaciones; se contestarán y finalmente se otorgará la concesión.

   La futura terminal prevé contar con cuatro diques, dos de los cuales los construirá la APV --encargada también de hacer las demoliciones correspondientes, el dragado a -12 metros, la rehabilitación de algunos de los elementos a conservar-- y la concesionaria los otros dos.

   En su conjunto, Martínez calcula que el proyecto rondará los 20 millones de euros entre la inversión pública y privada, a falta de concretar cuánto corresponderá a cada una. El plazo de construcción son dos años y para la entrega de terrenos un año más, por lo que de cumplirse los plazos, el presidente de la APV, Aurelio Martínez, calcula que la nueva terminal de pasajeros estará operativa en 2024.

   El presidente de la APV, Aurelio Martínez, ha recordado que la futura terminal de pasajeros se cambió de ubicación después de que la consultora holandesa Maritime & Transport Business Solutions (MTBS) recomendara modificar el espacio de la futura terminal norte de contenedores del puerto valenciano.

   Precisamente, el proyecto de TIL, de MSC, para la terminal de contenedores ha recibido 222 alegaciones --206 positivas (93%), 12 negativas (5%), una neutral (0,5%), informes del Ayuntamiento de València y de Conselleria (1%) y un recurso de Per l'Horta pevio al proceso de información pública, para los que Martínez espera tener una respuesta en menos de dos semanas, aunque su redacción tarde un poco más.

   "Muchas alegaciones no se han centrado en el proyecto de TIL", ha apuntado por su parte el director de la APV, aunque se analizarán todas, se contestarán y se verá las que se puedan incorporar al proyecto definitivo, que mantiene la fecha prevista entre marzo y abril de este año.

   En cuanto a las declaraciones de la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, que el pasado viernes advertía sobre este proyecto que no se deben "tomar decisiones que pongan en peligro la vida de nuestros hij@s", Martínez ha replicado que "todos queremos lo mejor para nuestros hijos, aunque tengamos puntos de vista diferentes".

   "Cuando se hacen afirmaciones tan duras me gustaría que se dijera por qué"; "haría falta argumentarlo razonablemente", le ha reclamado, al tiempo que ha asegurado que cuando él hace "valoraciones personales" las acompaña de informes que avalan lo que dice.

   Así, ha señalado que una de sus motivaciones para defender la ampliación del puerto es el empleo y ha recordado un informe de la Generalitat que señala que más 100.000 personas se tuvieron que marchar fuera de la Comunitat a buscar trabajo en 2018.

RIBÓ PIDE A RIBERA QUE SE PRONUNCIE: "EXISTE UNA DUDA LEGAL"

   También el alcalde Joan Ribó ha sido cuestionado sobre la ampliación norte, un tema sobre el que ha querido dejar claro que "la voluntad del Ayuntamiento no es frenar las propuestas del puerto, es hacerlas medioambiental posibles".

   Por ello, espera que el Ministerio de Transición Ecológica, Teresa Ribera "se pronuncie" sobre si es necesaria una nueva Declaración de Impacto Ambiental (DIA) o no. "Es ella quien lo ha de decir, yo entiendo que ahí hay una duda legal: nosotros pensamos que sí hace falta y hay gente que piensa que no. Al final que resuelva quien tiene la capacidad de resolver que es la ministra. Yo no soy juez, yo tengo unas inquietudes medioambientales y por eso hemos presentado alegaciones" pero quien tiene que resolver es la ministra, ha insistido.

Para leer más