5 de diciembre de 2020
27 de junio de 2006

Bienestar Social y el Consejo de Cámaras impulsan la integración laboral de personas en situación de dificultad social

VALENCIA, 27 Jun. (EUROPA PRESS) -

La consellera de Bienestar Social, Alicia de Miguel, y el presidente del Consejo de Cámaras de Comercio de la Comunitat Valenciana, Arturo Virosque, inauguraron hoy la jornada temática 'Ser Empresa Solidaria: Ventajas e Incentivos Legales. Buenas prácticas en voluntariado corporativo', con el objetivo de "impulsar la integración laboral de personas en situación de dificultad social en las empresas", informaron fuentes de la Generalitat y del Consejo de Cámaras en un comunicado conjunto.

En la jornada inaugurada hoy se ha presentado la guía 'Cómo ser empresa solidaria: incentivos legales', publicación dirigida a las empresas para informarles sobre "las áreas en las que pueden desarrollar sus buenas prácticas de acción social y los incentivos que supone la integración laboral de personas en situación de dificultad", explicaron.

La publicación de esta Guía práctica de aplicación de la RSE en el campo de la acción social, así como la organización de diferentes jornadas temáticas y el Portal de Empresa Solidaria 'www.empresasolidaria.gva.es', se enmarca dentro los soportes del Programa de Difusión de la Responsabilidad Social de la Empresa, que están desarrollando el Consejo de Cámaras y la Conselleria de Bienestar Social, con el fin de "promover la participación de las empresas en nuevas áreas de acción social".

Al respecto, Alicia de Miguel señaló que "son ya más de 500 las empresas que hasta la fecha han participado en las jornadas que estamos organizando dentro de este Programa". Todas ellas, dijo, demuestran "una gran sensibilidad social hacia el entorno en el que conviven y por las personas que tienen una vida compleja". Se trata, precisó, de un proyecto "con resultados a medio y largo plazo" que pretende "conseguir una sociedad basada en los valores donde todos tengamos las mismas oportunidades y desaparezca la discriminación en todos sus aspectos".

Por su parte, Arturo Virosque, indicó que este programa de RSE se ha convertido en "un referente" a seguir en el resto de comunidades autónomas de España. Para ello, "seguiremos colaborando con la Conselleria para avanzar en la promoción e integración laboral de las personas que se encuentran en una situación de dificultad social como un compromiso cada vez mayor de las Cámaras hacia las empresas y la sociedad en general", apuntó.

La guía 'Ser empresa solidaria: ventajas e incentivos' pone de manifiesto "el gran abanico de oportunidades que comporta la Responsabilidad Social de la Empresa". En ella se incluyen los diferentes "incentivos públicos" dirigidos a las empresas que contribuyen al empleo de personas en situación de dificultad como personas discapacitadas; en situación y riesgo de exclusión social como minorías étnicas, inmigrantes, residentes en barrios desfavorecidos, ex reclusos y ex toxicómanos, mujeres víctimas de violencia de género y mujeres y hombres desempleados de larga duración, explicaron.

Los incentivos públicos se traducen en "bonificaciones de cuotas a la seguridad social por contingencias comunes, apoyo económico a la contratación y deducciones en el impuesto de Sociedades". Estas medidas varían según el tipo de contrato o el perfil de la persona empleada.

Por su parte, los planes integrales de empleo incentivan a las empresas que colaboran con organizaciones de inserción laboral y fomentan el empleo estable a personas que han participado en programas de itinerarios de inserción.

Existen, asimismo, otras "buenas prácticas" de acceso al empleo para estos colectivos, como "contemplar criterios objetivos en los procesos de selección que tengan en cuenta la cualificación, actitudes y motivación, sin considerar elementos discriminantes como edad, sexo, discapacidad, país de origen o situación social".

Del mismo modo, "establecer en una empresa un porcentaje superior al establecido por la ley para contratar personas en situación o riesgo de exclusión social", o "buscar fórmulas alternativas de creación de empleo como la reducción de las jornadas laborales, eliminación de horas extraordinarias, y procesos productivos extensivos que lleven a la creación de nuevos puestos de trabajo".

Otras actividades que incentiva la Administración, y que recoge la guía, son "aquellas que concilian la vida familiar y laboral", como es el caso de la creación de guarderías en los centros de trabajo o la financiación por parte de la empresa de este tipo de servicios, una iniciativa que incide especialmente en la incorporación e inserción de la mujer en el mercado laboral", afirmaron.

En este sentido, la Administración autonómica programa ayudas a la creación de guarderías infantiles, para niños de 0 a 6 años. En función del número de niños atendidos por el centro se apoya con un máximo de 600 euros por niño en cada ejercicio.

El mecenazgo, el patrocinio, la participación directa en actividades de interés general o canalizar las acciones de la empresa a través de una fundación propia o un Centro Especial de Empleo también perciben incentivos fiscales.