5 de diciembre de 2020
26 de octubre de 2020

Bravo y Calero estarán "muy vigilantes" sobre el cumplimiento del toque de queda y animan a denunciar actos insolidarios

Bravo y Calero estarán "muy vigilantes" sobre el cumplimiento del toque de queda y animan a denunciar actos insolidarios
La consellera de Justicia, Gabriela Bravo, y la delegada del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Gloria Calero. - DELEGACIÓN DEL GOBIERNO

VALÈNCIA, 26 Oct. (EUROPA PRESS) -

La consellera de Justicia, Gabriela Bravo, y la delegada del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Gloria Calero, han advertido este lunes que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad estarán "muy vigilantes" para que se cumplan las nuevas restricciones contra la Covid-19 y han apelado a la responsabilidad ciudadana y a su colaboración para denunciar "fiestas alternativas" y a personas "insolidarias". "No nos vamos a andar con contemplaciones", ha avisado Calero.

Así, Bravo ha asegurado que el primer fin de semana de toque de queda se ha saldado con cerca de 300 actas, una cifra que no ve "relevante" en una población de cinco millones de personas, pero ha apelado a la "responsabilidad, solidaridad y colaboración de la ciudadanía" para que "no dude en llamar a la Policía" para denunciar "fiestas alterativas" y "comportamientos insolidarios que ponen en peligro la salud de las personas".

La consellera se ha pronunciado en estos términos tras reunirse con la delegada del Gobierno en la Comunitat, Gloria Calero, y con responsables de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para coordinar las nuevas medidas contra la pandemia, tras el primer fin de semana de su puesta en marcha en la región valenciana. En este tiempo se han levantado unas 300 actas, la mayoría por no usar mascarilla, un 40% por quebrantar el confinamiento nocturno y también por celebración de alguna fiesta de noche.

Por su parte, Calero ha advertido que "estamos en una situación crítica viendo cómo la curva va subiendo otra vez", por lo que ha animado a la ciudadanía a denunciar para "evitar que personas insolidarias actúen libremente". "Si un vecino ve a su lado una fiesta no tengan miedo, llamen y denuncien", ha insistido.

Según Calero, "contra esas personas hay que actuar" y ha avisado: "No nos vamos a andar con contemplaciones" cuando hay personas que la pandemia les está costando su trabajo su empleo, ha remarcado.

En todo caso, ha querido felicitar a la ciudadanía porque en su mayoría tiene un "excelente comportamiento cívico" que ha permitido un fin de semana de "absoluta normalidad". Calero ha hecho un llamamiento a la "responsabilidad individual, para entre todos doblegar el virus como hicimos en su momento en circunstancias más duras".

REFUERZO NOCTURNO Y COORDINACIÓN

Para acometer esta nueva etapa, la Delegación del Gobierno en la Comunitat Valenciana y la Conselleria de Justicia mantendrán una "coordinación permanente" y con este objetivo han acordado realizar reuniones periódicas.

Los diferentes cuerpos y fuerzas de seguridad se coordinarán a través de las juntas de seguridad en cada municipio. Los efectivos en la franja nocturna se han incrementado ya este fin de semana para controlar el cumplimiento del horario y en las diferentes juntas de seguridad se irá estableciendo la reorganización de efectivos en cada localidad.

"BUSCAR EL EQUILIBRIO"

La consellera de Justicia ha explicado que las nuevas restricciones están previstas en principio hasta el 9 de diciembre para evitar aglomeraciones en fechas señaladas como son Halloween o el puente de diciembre y si es necesario se mantendrán en el tiempo "para doblegar la curva y que en vez de seguir aumentando, como en los últimos días, empiece a reducirse". Según la evolución de la pandemia, "si fuera necesario se adoptarían medidas más restrictivas", ha apuntado.

En todo caso, Bravo ha defendido que este confinamiento nocturno intenta "buscar un equilibrio entre las medidas restrictivas de movilidad o de derecho a la reunión o de ámbito social y salvar la economía". Buscan también "recuperarnos, volver a bajar en el nivel de incidencia y llegar a la Navidad en una tasa de contagio mucho más reducida para poder dar un poco de normalidad a nuestras vidas en esas fechas".

Y es que según ha precisado la consellera, los mayores brotes se están produciendo en el ámbito social (cerca de un 60% de los casos) y la media de edad de personas contagiadas que en mayor número ahora está entre los 25 y 40 años aproximadamente.