15 de octubre de 2019
  • Lunes, 14 de Octubre
  • 21 de septiembre de 2019

    Carme Teatre celebra su cumple: 25 años de "arraigo social y compromiso estético con la vanguardia"

    Reivindica ayudas específicas para las salas escénicas que permitan la supervivencia de estos espacios culturales

    Carme Teatre celebra su cumple: 25 años de "arraigo social y compromiso estético con la vanguardia"
    Un espectáculo programado en la sala Carme Teatre de ValènciaCARME TEATRE

    VALÈNCIA, 21 Sep. (EUROPA PRESS) -

    Carme Teatre cumple 25 años de trayectoria teatral en la ciudad de València con una programación que incluye más de 70 propuestas a lo largo de la temporada y que ponen de relieve el "ADN" de la sala, marcado por su "arraigo a lo social" y el "compromiso estético con la vanguardia".

    Así lo ha afirmado el director artístico del espacio, Aurelio Delgado, quien ha manifestado, en declaraciones a Europa Press, que "la experimentación y el riesgo son bien acogidos" en esta sala, que pretende dar un reflejo sobre las tablas de las preocupaciones de la sociedad.

    Por ello, el teatro ubicado actualmente en Gregori Gea ha puesto en marcha diversas iniciativas "para suscitar el interés del público por el teatro en general y por esta sala en particular".

    Entre otras, cita el modelo de Residencias creativas para Compañías Valencianas, con una mayor cuantía económica y ampliado también los días de exhibición de estas compañías en la sala; los ciclos dedicados a la danza contemporánea, la recuperación de la dramaturgia valenciana en valenciano desde principio del siglo XX, LGTBI o el Festival de poesía de València Vociferio.

    "Es una oferta variada, destinada a cubrir los intereses y gustos de un amplio espectro de público potencial, porque el mayor reto, como he dicho, es atraer a ese público hacia el teatro y que llegue a apreciarlo", incide Delgado.

    Preguntado por si debe el teatro privado ser más arriesgado que el público, este portavoz comenta que "el arte y esto lo ha puesto de manifiesto, sobre todo, las artes plásticas, debe ir algo por delante del gusto del público".

    "Y no por un simple capricho, --continúa-- sino porque el verdadero arte debe ser innovador y no quedarse en fórmulas que, con el tiempo, se convierten en clichés. El arte debe recoger 'eso' inapreciable para la mayoría, pero que está en el aire, en el ambiente y que necesita encontrar nuevas formas de expresión para canalizarse. Finalmente, estas formas son comprendidas y aceptadas por la mayoría, cuando realmente han sabido conectar con el sentir del público".

    Acerca del 'ecosistema' de salas privadas en València, desde Carme Teatre señalan que "conviven diferentes propuestas de programación, algunas más vanguardistas, otras más convencionales, pero con todo ello se atiende a la diversidad de gustos del público".

    "CORAJE"

    "En una ciudad como València, la oferta debe ser lo más variada posible y, por fortuna, tenemos salas que lo hacen posible. Así, el público puede escoger el teatro más de su gusto o el que desea ver en determinada ocasión. Sin duda, todavía nos falta mucho para llegar a la oferta y el potencial que conocemos en otras ciudades, pero en estos veinticinco años que Carme Teatre lleva de andadura, se han abierto, con gran coraje por el riesgo que supone, muchas salas en nuestra ciudad y esperamos que en los próximos veinticinco se sigan abriendo muchas más", desea.

    La entidad cultural también habla del papel de las administraciones en el apoyo al sector. En este sentido, Delgado declara que "el hecho de que las ayudas de la administración llegaran al conjunto de las salas privadas ha sido una larga batalla y, de hecho, todavía actualmente no existen ayudas específicas a la exhibición en salas de teatro". Lo que hay, precisa, son ayudas a la programación, "no hay que confundir: la ayuda a la programación es exclusivamente para el pago del caché de las compañías que forman parte de la programación de nuestros teatros".

    "Para la exhibición, que comprende todos los gastos derivados de llevar a cabo esa programación, es decir, el gasto de levantar todos los días la persiana: gestión, dirección artística, personal técnico y de sala, prensa y comunicación, suministros, publicidad y un larguísimo etcétera para eso, hoy por hoy no hay ninguna ayuda de la administración", recalca.

    Añade que "los ingresos de taquilla no cubren los gastos mencionados y es casi imposible mantener el nivel de atención que el público y compañías se merecen y la calidad que sería deseable". Por esta razón, los espacios privados demandan de las administraciones una ayuda específica para las Salas Escénicas, que posibilite el mantenimiento de nuestros espacios.

    Por lo que respecta al Ayuntamiento de València, --la concejala Maite Ibáñez se ha hecho cargo tras las elecciones del área de teatros-- "finalmente, se ha recuperado para este año la ayuda de 190.000 euros que se creía perdida".

    "Las salas hemos felicitado al Ayuntamiento actual y nos alegramos de este hecho, pero creemos que es un dinero, a todas luces, insuficiente, debido al número de salas privadas que existen en la ciudad de València y al coste que a cada una de ellas le supone la labor de dinamizadores culturales y de las artes escénicas en nuestra ciudad, particularmente en los barrios donde las salas están ubicadas", concluye.

    Contador

    Lo más leído en C. Valenciana