28 de noviembre de 2020
6 de junio de 2006

Castellón.- El Club Náutico inaugurará a mediados de julio la primera fase de ampliación de sus instalaciones

CASTELLON, 6 Jun. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Real Club Náutico de Castellón, Luis Larrea, explicó hoy que a mediados de julio se inaugurará la primera fase de la ampliación de las instalaciones, que conllevará una obra en tierra y en mar valorada en 5.900.000 euros.

El alcalde de Castellón, Alberto Fabra, acompañado por el presidente del Patronato de Turismo de Castellón, Juan Gallén, y el teniente alcalde del Grao, Joaquín Torres, visitó ayer las obras de ampliación del Real Club Náutico de Castellón, que suponen el principio de la transformación de la dársena comercial interior en uno de los puertos deportivos más importantes del Mediterráneo, según fuentes del Club Náutico.

En sus declaraciones a los medios de comunicación, el alcalde de Castellón, Alberto Fabra, ensalzó el "esfuerzo" realizado por el Real Club Náutico de Castellón, "que se ha convertido en el principal impulsor de una obra, cuya culminación multiplicará por seis el número de amarres de que disponía la ciudad, y contará con instalaciones náuticas punteras, capaces de dar servicio a la ciudad y promocionar el turismo de la localidad".

Las obras del Real Club Náutico de Castellón se enmarcan dentro de un proyecto estructurado en fases que transformará la dársena comercial en Puerto Deportivo. Alternativamente, el Puerto, en colaboración con las instituciones de Castellón, el Club Náutico y la empresa Alcudiamar, desarrollará trabajos en la nueva dársena sur para habilitar puntos de amarre para megayates, destinados a dar servicio y responder a las necesidades de America's Cup. En total y a corto plazo, el Puerto puede disponer para el próximo año de más de 2.000 amarres operativos, según dichas fuentes.

OBRAS DEL CLUB NAUTICO

En el mar, con una inversión de 2,5 millones de euros, se lleva a cabo la construcción de 450 amarres fijos, con un pantalán principal de 12 metros de ancho y pantalanes paralelos de 3,40 de ancho. En tierra, la obra supone la creación de una zona polideportiva junto al edificio principal, y la adecuación del antiguo varadero para albergar áreas de servicios, naves industriales de apoyo a la náutica y un nuevo bar deportivo de un diseño muy llamativo, que sobrevolará la lámina de agua del muelle de poniente.

Luis Larrea indicó que las obras son sufragadas directamente por el Real Club Náutico de Castellón, sin ayuda pública, y a través de la venta de los amarres.

El precio medio de los nuevos amarres del Real Club Náutico de Castellón es de 500 euros el metro cuadrado, por lo que están saliendo a la venta por menos de la mitad del precio de mercado que se baraja ahora en la Comunitat Valenciana, pero, con la aplicación de medidas destinadas a evitar la especulación para que el beneficio de la obra y de los amarres recaiga sobre el Club y sobre la ciudad, señalaron las citadas fuentes.

La segunda fase de la ampliación del Real Club Náutico de Castellón, que contemplará la nueva ampliación de atraques, hasta alcanzar los 700 ó 750, se desarrollará cuando el Puerto dé su autorización, ya que dependerá de que puedan completarse las obras de la Dársena Sur y de que puedan trasladarse hasta ese punto las empresas comerciales que todavía operan en la dársena interior, en la zona donde está situada la que será la segunda marina.

De momento, las obras avanzan con celeridad, y permitirán, aunque no estén terminadas del todo, que Castellón pueda acoger la Regata Castellón Costa Azahar Bancaja, que comienza el próximo jueves, y el Trofeo Ciudad de Castellón Breitling MedCup TP52, programado del 4 al 8 de julio.