25 de febrero de 2020
27 de septiembre de 2008

Castellón.- Medio Ambiente inicia la erradicación de una nueva especie invasora de flora en la Marjalería

CASTELLÓN, 27 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Conselleria de Medio Ambiente ha puesto en marcha un plan para la erradicación de una nueva especie de planta exótica que ha sido detectada en la Marjalería de Castellón. Se trata del helecho acuático flotante azolla filiculoides, originario de las regiones tropicales de América, que ha sido localizado durante los meses de agosto y septiembre en dos canales de la Marjal del Grao de Castellón, donde cubre por completo la superficie del agua. También se ha detectado su presencia en la marjal de Rafalell y Vistabella y la desembocadura del Barranc del Carraixet, donde aparece dispersa.

Así lo explicó en un comunicado la directora general de Gestión del Medio, María Ángeles Centeno, quien indicó que los trabajos para erradicar esta planta consisten en la delimitación del área invadida con barreras flotantes y la extracción mecánica de los ejemplares.

"Estos trabajos han comenzado ya en la Marjal del Grao de Castellón para continuar posteriormente durante este otoño en las otra localidades conocidas", aseguró Centeno. De este modo, se pretende atajar en su fase inicial esta invasión biológica y prevenir su expansión a otras zonas húmedas de la Comunitat Valenciana.

El azolla es un helecho de pequeño tamaño con hojas de 1,5 o 2 milímetros que crecen superpuestas. En apenas 50 años, ha ido apareciendo en cada vez más lugares de España, principalmente en la zona occidental de Extremadura, Andalucía y las dos Castillas. En estos lugares crece tanto en aguas continentales naturales --ríos de curso lento, arroyos, lagunas o charcas-- como en zonas húmedas artificiales --embalses, balsas, canales o acequias--. Además de en España, el azolla crece en un gran número de países del mundo, donde representa una plaga de consecuencias muy graves para los ecosistemas acuáticos.

Los efectos negativos de esta especie exótica invasora sobre los ecosistemas acuáticos se deben a su forma de crecimiento tapizante de la superficie acuática y a su elevada velocidad de propagación. El denso tapiz de azolla limita la difusión de luz y de oxígeno atmosférico al interior del agua y la descomposición de sus abundantes restos, como resultado de su rápida velocidad de crecimiento, en el fondo de las masas de agua que coloniza, agrava aún más la falta de este gas.

EMPOBRECIMIENTO DE ESPECIES AUTÓCTONAS

El resultado es un "empobrecimiento" de las comunidades de plantas y animales autóctonos, subrayó Centeno. Así, apuntó que las plantas acuáticas desaparecen por falta de luz y los peces e invertebrados acuáticos por falta de oxígeno. A esto hay que unir una colonización del espacio agresiva que excluye a las especies vegetales nativas.

La tendencia demográfica de esta especie es, según el 'Atlas de las plantas invasoras de España' del Ministerio de Medio Ambiente, "claramente expansiva". El azolla es dispersado por las aves, las cuales al transitar por masas acuáticas colonizadas por Azolla lo transportan en sus patas o su plumaje. Un pequeño fragmento de azolla puede causar la invasión de una masa de agua.

La directora general consideró "muy importante" la colaboración ciudadana "para poner freno a la expansión de esta planta tan invasora, tal y como se está haciendo con otras especies como el Jacinto de agua, en cuya erradicación está trabajando estrechamente con los vecinos de las zonas afectadas", concluyó.