5 de diciembre de 2020
26 de octubre de 2020

Crespo niega fraude fiscal en Emarsa mientras que Roca confiesa y apunta a la cúpula: "Hacían la vista gorda"

Crespo niega fraude fiscal en Emarsa mientras que Roca confiesa y apunta a la cúpula: "Hacían la vista gorda"
Enrique Crespo - EUROPA PRESS - ARCHIVO

VALÈNCIA, 26 Oct. (EUROPA PRESS) -

El exvicepresidente 'popular' de la Diputación de Valencia, exalcalde de Manises y expresidente de Emarsa Enrique Crespo ha defendido en el juicio de una de las piezas de Emarsa que ni conoció ni participó en ningún tipo de fraude fiscal, mientras que el empresario Jorge Ignacio Roca ha señalado a la cúpula: "Aquí hubo una serie de coincidencias de señores que hacían la vista gorda, otros que vieron la posibilidad de hacerlo y de empresarios que se aprovecharon".

Crespo, Roca y Cuesta, ya condenados en la causa principal de Emarsa --en sentencia firme del Tribunal Supremo--, se han sentado este lunes en el banquillo de los acusados por una pieza del procedimiento relativa a un fraude fiscal por el que el ministerio fiscal reclama para los acusados 14 años de prisión y una multa de 3,3 millones de euros.

El presunto fraude consistía en un concierto entre Roca, Crespo y Cuesta por el que el empresario puso a disposición de los gestores públicos tres mercantiles suyas --Erwinin S.L., Zonday Investments S.L. y Printergreen S.L.-- que no prestaban servicio para la empresa pública pero se interponían entre Emarsa y los verdaderos gestores de residuos para emitir una facturación irregular que permitiese una deducción de cuotas de IVA soportado ficticias.

En su turno, Roca, a quien la jueza le ha tenido que llamar la atención por increpar a la fiscal, ha confesado los hechos y ha explicado la forma en la que se cometió el fraude. Ha indicado que tenía a su nombre una veintena de sociedades y algunas de ellas se utilizaron para facturar a Emarsa por unos servicios de aplicación agrícola que acometía otra mercantil que no era de su propiedad.

Estas facturas emitidas a la empresa pública llevaba un "sobreprecio" que le venía fijado por José Luis Sena, según ha dicho, empresario. "Me decían tanto el precio como el número de toneladas, yo hacía sobrefacturación y luego se repartía el dinero".

Sobre el dinero, ha explicado que inicialmente daba efectivo a Sena y éste le comentó años más tarde que se destinaba a Crespo, Cuesta y a otros dos exdirectivos de la Epsar: Ignacio Bernácer y Juan José Morenilla. "Se repartía en sobres", ha apostillado. Luego cambió de método y pasó a sacar a su nombre diferentes tarjetas de débito para el reparto, y más tarde lo hizo a través de transferencias con un banco de Andorra, ha dicho.

Por este trabajo, Roca, quien ha indicado que no tenía ni trabajadores ni material propio, ha reconocido que se llevaba una comisión: no ingresaba el IVA --del 16%-- de las facturas. "Ese era mi sueldo", ha expuesto. Preguntado por si Crespo y Cuesta lo sabían, ha respondido: "Si habían visto Barrio Sésamo seguro que sí, porque era muy fácil. No iba a trabajar gratis".

"Cuesta y Crespo podrían haber deducido que me llevaba el IVA por inflar las facturas. Es de Barrio Sésamo", ha insistido, para agregar que "jamás" tuvo relación con ninguno de ellos. "A mí me dicen que cobran unos políticos valencianos pero los nombres me daban igual", ha señalado. Roca ha asegurado estar "súper arrepentido" por lo que hizo: "Yo ya pedí perdón al pueblo y en ese momento no sabía que era dinero público", ha aseverado.

Por su parte, Crespo, que únicamente ha querido responder a preguntas de su abogado, ha negado estos extremos y ha señalado sobre Roca que "no sabía ni que existía" antes del juicio de la pieza principal de Emarsa.

Ha afirmado que se mantiene en no reconocer los hechos por los que ha sido condenado en la causa y ha reiterado que en la empresa pública no tenía responsabilidad: "Era presidente del Consejo de Administración, no sabía lo que se liquidaba a Hacienda ni nada del IVA", ha señalado.

En esta línea, ha indicado que tenía el "mismo conocimiento" de lo que pasaba en Emarsa que el resto de lo miembros del consejo. "Y ahí no llegaba nada de la liquidación ni de cómo se tributaba", ha apostillado.

Estas funciones estaban delegadas en Cuesta, que era la persona que tenía que llevar la empresa y en el director financiero Enrique Arnal. "Las facturas le llegarían a él, es lo razonable", ha dicho. Ha negado también relación alguna con Sena y ha reiterado que "nunca" ha tenido "ninguna intención" de defraudar a Hacienda con obtención indebida de IVA.

COSA JUZGADA Y DUPLICIDADES

Momentos antes de empezar la vista, la defensa de Crespo ha solicitado la nulidad de este procedimiento en base a diversos criterios: cosa juzgada --la pieza principal cuenta con sentencia firme del Tribunal Supremo--; y resoluciones sobreseídas relacionadas con el IVA que se cuestiona.

A juicio del letrado, sobre la cosa juzgada, estima que las mismas facturas que se consideran irregulares en esta pieza fueron las que también sirvieron como instrumento de malversación en la pieza principal y que ya se contabilizaron y sirvieron para obtener una devolución del IVA.

Sobre las resoluciones, se ha referido a un auto de sobreseimiento de delitos fiscales dictado en 2014 porque, o bien no existía indicio alguno de delito respecto de Crespo, o bien porque se trataba de un instrumento encubridor del delito y se consideró un acto impune. "La prueba ya está valorada, hay ausencia de indicios y no procede un juicio oral ahora por tratarse de actos copenados", ha resumido.

La Fiscalía se ha opuesto a estos argumentos subrayando que se trata de conductas y bienes jurídicos distintos. "Ahora es una conducta posterior, la obtención indebida de devoluciones, y esto no está en los hechos probados de la sentencia del TS", ha recalcado. "Son procedimientos distintos con intención criminal distinta", ha insistido. La Abogadía del Estado se suma a estas afirmaciones y ha recordado que esta pieza se abrió de forma separada por economía procesal. La juzgadora ha acordado pronunciarse sobre estas cuestiones en sentencia.