25 de marzo de 2019
5 de febrero de 2010

CSI.F alerta de la "masificación insostenible" de las cárceles de la Comunitat, donde entran uno de cada cinco reclusos

VALENCIA, 5 Feb. (EUROPA PRESS) -

CSI·F alertó hoy de la "masificación insostenible" que soportan los establecimientos penitenciarios españoles, y en especial los de la Comunitat Valenciana, donde ingresa uno de cada cinco nuevos reclusos. Según indicó el sindicato en un comunicado, desde el año 2007 hasta finales de 2009 los centros penitenciarios han experimentado un crecimiento anual de 5.300 internos, lo que supone un incremento de 10.600 internos de media en dos años, de acuerdo con los datos de noviembre proporcionados por el Ministerio del Interior.

En el caso de la Comunitat Valenciana, el sindicato señaló que el número de presos ha ascendido en casi 2.000 reclusos en los últimos dos años, lo que supone un 20% del crecimiento en las cárceles españolas. Así, en noviembre de 2007, la población reclusa en la autonomía era de 6.584 internos mientras que en el mismo mes del siguiente año el número de presos había aumentado hasta 7.083 y en 2009 la cifra se disparó hasta 8.409.

CSI·F recalcó que las cárceles valencianas se encuentran "especialmente saturadas" ya que "prácticamente la totalidad albergan el doble de población reclusa para la que estaban diseñadas". En el caso de Fontcalent (Alicante), "aloja a unos 1.100 presos cuando su capacidad es de 500", lo que "se repite en las demás prisiones valencianas".

La central sindical añadió también que la situación "se agrava con el cumplimiento de trabajos en beneficio de la comunidad, ya que aunque no son de cumplimiento en el interior del centro, son los profesionales públicos penitenciarios los encargados de su custodia". En este sentido, indicó que actualmente "se estima que están por cumplir dicha pena unas 16.000 personas".

Según CSI·F, los empleados penitenciarios se encuentran "desbordados" ya que "se están incrementando sus cargas laborales a unas proporciones hasta la fecha desconocidas" y lamentó "la falta de una clasificación idónea por el hacinamiento, la carencia de hospitales psiquiátricos penitenciarios, de contratación de psiquiatras y sobre todo de una oferta de empleo público ajustada a la realidad".

En esta línea, incidió en que la "inercia" en la que se encuentra la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias "convierte a los establecimientos penitenciarios en una olla a presión de consecuencias imprevisibles que reiteradamente viene denunciando CSI·F".