10 de diciembre de 2019
  • Lunes, 9 de Diciembre
  • 4 de julio de 2009

    Cultura.- La Conselleria de Cultura estudia la ubicación de una sede del Ivacor en Alicante

    VALENCIA, 4 Jul. (EUROPA PRESS) -

    La Conselleria de Cultura está estudiando la posibilidad de ubicar en la provincia de Alicante una sede del Institut Valencià de Conservació i Restauración de Béns Culturals (Ivacor), según asegura la titular de ese departamento, Trini Miró, en una respuesta parlamentaria publicada en el Boletín Oficial de las Corts Valencianes (BOCV).

    La consellera señála en su respuesta --motivada por una interpelación del diputado del Grupo de No Adscritos de las Corts Valencianes Lluís Torró-- que, incicialmente, "se tendrá que valorar qué posibilidades existen y qué ubicaciones se pueden escoger en virtud de las conversaciones con todas las administraciones implicadas", afirma en el texto oficial que recoge Europa Press.

    Miró puntualiza que, no obstante, el Ivacor "ya está trabajando de una forma directa en la provincia de Alicante, tanto en el Archivo Histórico Provincial como en el Marq".

    En la actualidad, el Ivacor dispone de una sede en Valencia, situada en el número 25 de la calle Genaro Lahuerta, y otra en Castellón, que se inauguró en el complejo de Penyeta Roja.

    El instituto es un organismo dependiente de la Conselleria de Cultura dedicado a la resturación y recuperación del patrimonio. Según datos facilitados por el Consell, durante 2008, el Ivacor restauró un total de 1.566 obras.

    Entre los últimos trabajos presentados por el Ivacor figuran la restauración de 274 pergaminos del Archivo de Vila-real (Castellón); la rehabilitación de una pintura de la Virgen de los Desamparados, del siglo XVII, perteneciente a la Real Cofradía de Santa Lucía de Valencia.

    Igualmente, ha restaurado un relieve del Cristo varón de los dolores y una escultura de alabastro de la Virgen María con el niño, ambas del siglo XV, así como dos pinturas del siglo XVIII que representan a la Fe y a la Caridad, de acuerdo a las premisas de la época, todas ellas propiedad del Arzobispado de Valencia.