26 de marzo de 2019
  • Lunes, 25 de Marzo
  • 12 de febrero de 2010

    Cultura.- El dramaturgo Dries Verhoeven abre en el VEO el debate sobre la inmigración con la obra 'En tierra de nadie'

    VALENCIA, 12 Feb. (EUROPA PRESS) -

    El Festival València Escena Oberta (VEO) programa, desde hoy y hasta el próximo 17 de febrero en la Estación del Norte de Valencia, el espectáculo 'En tierra de nadie', en el que el dramaturgo holandés Dries Verhoeven abre el debate sobre la inmigración preguntando al espectador si realmente quiere llegar a conocer a sus vecinos, qué curiosidad le despierta la vida de los otros y si es tan hospitalario como piensa, informaron los responsables del certamen en un comunicado.

    En la década de los setenta, en el teatro había una clara distinción entre los actores y la audiencia. El espectador compraba una entrada, tomaba asiento en el auditorio, empatizaba con la acción y aplaudía al final. Pero con la llegada del teatro de la experiencia, la experimentación de un espectáculo ya no se limita a zambullirse en la oscuridad, olvidar el cuerpo y abrir la mente, explicaron las mismas fuentes.

    Este género brinda performances a pequeña escala en las que el espectador experimenta algo por sí mismo. Las obras de esta índole demandan una postura activa del público, pero a cambio le brindan una experiencia de mayor intensidad. El espectador se convierte en un participante, o incluso en un personaje, y los actores se aproximan tanto que se les puede mirar a los ojos.

    A pesar de estar integrado en la eclosión del teatro de la experiencia en los Países Bajos, a Dries Verhoeven este término le parece un término desafortunado, "por cuanto hace que la gente piense que se trata de una forma intimidante de implicación del espectador o de teatro participativo, en el que alguien te venda los ojos, pasa una pluma sobre tu piel y te susurra bellas palabras al oído". "Espero no hacer nunca teatro evasivo. Al mismo tiempo que me acerco al espectador de forma sincera, también pretendo conmoverlo y confundirlo", aclara el dramaturgo.

    Su propósito es involucrar al público, a menudo de una forma radical e inesperada. La audiencia experimenta la realidad de una manera poética y confusa. El Festival Internacional de Salzburgo acaba de premiarlo con el galardón Montblanc al mejor director joven 2009.

    En su obra 'En tierra de nadie', el autor envía al espectador a la calle en pos de un guía personal que no es un intérprete profesional, ni siquiera un aficionado, sino un refugiado político. Este espectáculo se ha desarrollado en barrios de acogida de flujos migratorios de las ciudades más cosmopolitas. Más que en anteriores proyectos, en su última obra, Dries pregunta al público qué es lo que necesita para abrirse a otras personas. El espectador empatiza y al final aplaude (o no).

    El autor elimina absolutamente los límites entre el auditorio y el escenario, ya que el teatro en el que tiene lugar el espectáculo es la parte más multicultural de una gran urbe, en este caso, el barrio de Ruzafa. El espectador tiene una vivencia escénica en un espacio abierto, donde todo el mundo puede verle.

    "BARRERAS INVISIBLES"

    "Verhoeven te muestra que incluso si todo está abierto y puedes abrazar a la otra persona, todavía hay barreras invisibles: la imagen que tú te creas de otra persona y los miedos y prejuicios asociados", comenta la periodista y dramaturga holandesa Marijn van der Jagt.

    La Embajada de Holanda ha prestado su apoyo a la representación de la obra. El Centro de Acogida al Refugiado (CAR) de Mislata ha cedido sus instalaciones para el casting y los ensayos de los refugiados políticos que participarán en la obra. Por último, Amnistía Internacional y la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) han asesorado al festival en términos jurídicos y sociales. La programación de la pieza en VEO 2010 coincide con el Año Europeo de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social.