23 de enero de 2020
  • Miércoles, 22 de Enero
  • 10 de abril de 2008

    Cultura.- El Gremi de Llibrers aumenta un 20% sus miembros y confía en la recuperación del sector por la Ley del Libro

    VALENCIA, 10 Abr. (EUROPA PRESS) -

    Las librerías integradas en el Gremi de Llibrers de Valencia han aumentado en el último año un 20 por ciento, un crecimiento "moderado" que supone, no obstante, el inicio de la "recuperación" de este sector, que en 2007 había perdido un 30 por ciento de sus miembros, según anunció hoy la presidenta del colectivo Glòria Mañas, que atribuyó la mejoría a los efectos beneficiosos de la Ley del libro aprobada por el Gobierno y al sistema del 'bono libro' que aplica desde este curso la Conselleria de Educación.

    Mañas realizó estas declaraciones durante el acto de presentación de la 39 edición de la Fira del Llibre de Valencia, en la que participarán por primera vez dos de los establecimientos que se han sumado al gremio este año, una librería de Ontinyent y otra de Picassent.

    La presidenta de los libreros destacó el "moderado crecimiento" del sector que representa "gracias en cierto modo a la estabilidad del marco legal que ampara esta actividad comercial vinculada a la cultura y su desarrollo".

    Así, explicó que "tenemos un 20 por ciento más de agremiados y, en esta edición de la feria seremos 81 stands, frente a los 79 del año pasado". Este crecimiento marca un línea que hace confiar en que "en tres o cuatro años nuestro sector esté recuperando o en proceso de hacerlo", agregó.

    Aun así, Mañas advirtió a la Administración valenciana de que "hay que seguir apoyando al sector del libro" y, en este sentido, recalcó la "esperanza" de que la Conselleria de Cultura firme el convenio con el Gobierno estatal sobre dotación de bibliotecas municipales.

    Igualmente, la portavoz del Gremi incidió en la "reivindicación histórica" de los libreros de que los manuales de texto se vendan en los colegios a través de las asociaciones de padres de alumnos. "Esto podía tener sentido antes para abaratar el coste de los libros pero no ahora cuando con el bono libro son gratuitos", argumentó.

    En este punto, Mañas señaló que esa práctica supone una pérdida del 30 por ciento en el volumen de negocio de los libreros y alertó de que tiene además un "coste cultural", puesto que los niños "pierden el hábito de acudir a las librerías y de saber qué pueden elegir entre una multitud de obras".

    EXPECTATIVAS DE EDITORES

    Por su parte, la presidenta de la Associació d'Editors del País Valencià (AEPV), Rosa Serrano, que representa a medio centenar de editoriales valencianas, transmitió también las "buenas expectativas" de su sector.

    Prueba de ello es el "interés creciente" que las ediciones de la Comunitat despiertan en foros internacionales como la Feria de literatura infantil y juvenil de Bolonia, aseguró.