17 de septiembre de 2019
  • Lunes, 16 de Septiembre
  • 21 de agosto de 2014

    La Luz de las Imágenes restaura el retablo del siglo XVI de la Ermita de San Blas de Ayora

    La Luz de las Imágenes restaura el retablo del siglo XVI de la Ermita de San Blas de Ayora
    GVA

    VALENCIA, 21 Ago. (EUROPA PRESS) -

    La Fundación La Luz de las Imágenes está recuperando el retablo de la Ermita de San Blas de Ayora, una obra del siglo XVI compuesta por doce tablas y que se encontraba desmantelada y almacenada desde hace más de 20 años en la buhardilla de la casa abadía de esta localidad.

    Según ha informado la Generalitat, los técnicos de esta institución, que se encargaron en junio del traslado de la obra hasta el Centro de Conservación de Bienes Muebles situado en Bétera (Valencia), constataron el mal estado de conservación del retablo dadas las condiciones en las que había estado conservado.

    La pieza presentaba pérdidas en la mazonería y acumulación de suciedad, con oxidación de barnices que impedía la visualización de la obra.

    Para iniciar la restauración del retablo se realizaron estudios previos de fotografía ultravioleta, análisis microscópicos y pruebas de limpieza y se procedió a la eliminación de la cola orgánica que protegía la capa pictórica de barnices antiguos y a la reconstrucción volumétrica de los elementos faltantes en la mazoneria. Posteriormente se procederá al estucado, a la reintegración cromática y a la protección final de la capa pictórica.

    Datado en el siglo XVI, el retablo procede de la Iglesia de Santa María la Mayor, hoy Ermita de San Blas. En 1577, se traslada el culto a la recién construida iglesia de la Asunción de Nuestra Señora y, posteriormente, el retablo fue llevado a este edificio.

    Se atribuye al maestro Cabanilles, cuyo trabajo se asemeja a los retablos tardogóticos de Escuela Valenciana, tanto por la estructura del retablo como por la forma de representar los personajes, en la que conviven el gusto por lo gótico pero con influencias renacentistas.

    CONCLUIRÁ A FINALES DE AÑO

    El retablo de la Asunción de Ayora, cuya restauración concluirá a finales de año, esta datado a principios del siglo XVI, cuando las primeras influencias renacentistas llegan a Valencia de la mano de los Hernandos, pintores de origen manchego que habían trabajado en el taller de Leonardo da Vinci. En este periodo confluyen tanto la tradición gótica como las primeras influencias renacentistas.

    Las figuras se representan aisladas y con el contraposto clásico siguiendo la tradición gótica, pero situadas en un entrono natural con paisajes que se abren tras las imágenes, como influencia del arte renacentista que busca la perspectiva y al profundidad de campo.

    Según las mismas fuentes, lo más destacado del retablo es la mandorla central y el bajo relieve de la Virgen con el niño situado en el centro, que denota una posible influencia de los retablos aragoneses de esa época.