7 de marzo de 2021
14 de julio de 2014

Los trabajos para la instalación "del cielo" del Misteri d'Elx arrancan a un mes de la primera representación

Los trabajos para la instalación "del cielo" del Misteri d'Elx arrancan a un mes de la primera representación
PATRONATO MISTERI

ALICANTE, 14 Jul. (EUROPA PRESS) -

Los trabajos de instalación "del cielo" del Misteri d'Elx (Alicante) han comenzado este lunes a un mes exacto de que ponga en escena la primera de las representaciones. Los 14 operarios que trabajarán para tener la Basílica de Santa María preparada han iniciado las tareas con el izado del lienzo hasta lo alto de la cúpula a 27 metros del suelo.

El lienzo que simboliza el cielo de 'La Festa', tiene una superficie que ronda los 13 metros cuadrados. En su centro dispone del hueco necesario para instalar dos puertas que se abren y cierran en las representaciones, permitiendo salir y entrar por las mismas los aparatos aéreos de las representaciones, 'l'Araceli' y 'la Magrana'.

Las tareas para la adecuación del conjunto de la tramoya alta del drama asuncionista, con todos los elementos necesarios para manejar los aparatos aéreos de las representaciones, se prolongará unos tres días más, mientras que mañana martes arrancarán también las tareas para adecuar en el interior del templo santo "las tribunas", "el cadafal" y "el andador", que conforman la tramoya baja del drama asuncionista.

El Misteri d'Elx, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2001 en la categoría de Bienes Orales e Inmateriales, se representa entre los días 11 y 15 de agosto. Del 11 al 13 de agosto tienen lugar los ensayos generales, mientras que las representaciones completas se viven en el interior de la basílica de Santa María los días 14 y 15 de agosto.

El drama asuncionista narra la muerte, ascensión del alma al cielo y coronación de la Virgen de La Asunción.

Se trata de un drama sacro-lírico cuyas primeras referencias históricas se sitúan hacia el siglo XV. Pese a que a mitad del siglo XVI fue prohibido por el Concilio de Trento, en 1632 el Papa Urbano VIII le otorgó una bula papal que permitió recuperar las representaciones.