1 de diciembre de 2020
27 de febrero de 2006

El CVC defiende no retirar los 'ninots' con símbolos religiosos porque "no se puede caer en la pendiente de la censura"

VALENCIA, 27 Feb. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Consell Valencià de Cultura (CVC), Santiago Grisolía, defendió hoy, durante su intervención en el pleno de esta entidad, que no se retiren de los monumentos falleros los 'ninots' con símbolos religiosos ya que, según advirtió, "no podemos caer en lo que representa la pendiente resbaladiza de la censura" porque "sabemos cómo empieza pero no cómo acaba".

Grisolía recordó que estos últimos días "hemos conocido por la prensa algunos casos de censura o mejor de autocensura en los monumentos falleros" sobre a muñecos o símbolos retirados con objeto de no ofender a los seguidores de alguna religión, entre ellas la cristiana, ante lo cual manifestó su opinión con "la esperanza de contribuir a racionalizar las cosas".

Santiago Grisolía afirmó que existe "una sana tradición satírica en nuestra sociedad, y supongo que en todas, históricamente perseguida, o mal tolerada, por los poderes de turno, pero nunca del todo anulada, y esa tradición forma parte de la cultura de raíz europea, hasta el punto de ser una de sus mejores características: el rechazo de los ídolos, o, lo que es lo mismo, del argumento de autoridad". En definitiva, añadió, "el rechazo de la imposición de ningún dogma, y de la prohibición de cuestionarlo. Todas nuestras conquistas intelectuales, y también las materiales, se han basado en el ejercicio de esa tradición", dijo.

Por lo tanto, "tenemos la obligación de defenderla, y en esa defensa nos asiste, como mínimo, el mismo derecho que otros aducen para hacernos callar, y más aún". De hecho, resaltó Grisolía, "hablando objetivamente, los defensores de la tradición librepensadora podemos exhibir muchos más mártires en la historia que todas las religiones juntas".

Pero, además, en este caso "ni siquiera estamos defendiendo el derecho a cuestionar, incluso por medio de la sátira, a dioses o religiones, sino sólo a sus intérpretes, representantes u oficiantes y también a las supersticiones que algunos creyentes no consiguen separar de sus creencias", incidió Grisolía, quien añadió que "con eso, si bien se mira, no se les hace a las religiones ninguna ofensa; al contrario, se les hace un favor".

No obstante, el presidente del CVC destacó que "lo que no podemos es caer en lo que representa la pendiente resbaladiza de la censura", ya que, advirtió, "sabemos cómo empieza pero no cómo acaba".

Por ello, apostó por ser "prudentes" y "tener en cuenta que, por mucho que maticemos, siempre habrá quien no sólo no nos acepte, sino que tampoco nos entienda. Pero no podemos retractarnos ni mucho ni poco de la libertad de expresión, ni dar signos de que renunciamos a algo tan constitutivo de nuestras Fallas, ya que nos quedaríamos indefensos, además de ante los dogmas religiosos, también ante otros no menos peligrosos y, en definitiva, empobreceríamos nuestra vida y la de nuestros descendientes", apuntó.

Finalmente, expresó su agradecimiento a los miles de falleros y falleras, especialmente a la Fallera Mayor y a la Fallera Mayor Infantil, y a la alcaldesa de Valencia, por su "comportamiento modélico", en el tradicional acto de la Cridà, "a pesar del tiempo tan desagradable".