15 de octubre de 2019
  • Lunes, 14 de Octubre
  • 6 de junio de 2018

    Detenida una mujer y su expareja por la muerte de un vecino de Bigastro desaparecido hace un año en Almería

    Detenida una mujer y su expareja por la muerte de un vecino de Bigastro desaparecido hace un año en Almería
    GUARDIA CIVIL

    ALICANTE, 6 Jun. (EUROPA PRESS) -

    Agentes de la Guardia Civil de Alicante han detenido a dos personas, una mujer de 51 años y su expareja de 53 años, ambos españoles, por la muerte de un vecino de Bigastro con el que presuntamente ella mantenía una relación sentimental y que llevaba desaparecido desde hacía un año por Almería. Además, hay un tercer detenido al que se le atribuye el encubrimiento de los hechos.

    Las detenciones se han practicado en el marco de la operación 'Ballesta', iniciada a raíz de la denuncia de la madre del desaparecido, que denunció los hechos en septiembre de 2017, dos meses después de que no pudiera localizar a su hijo.

    Los agentes han detenido a la mujer con la que la víctima supuestamente mantenía una relación sentimental y a la pareja anterior de ella como presuntos autores de un delito de homicidio doloso, en una operación de la que han destacado su "complejidad" por los detalles "generales" sobre el paradero del fallecido antes de su desaparición y por resultar "casi imposible ubicarle" y conocer a las personas "relacionadas con él".

    La Guardia Civil ha establecido el móvil de la muerte en una discusión por celos entre la antigua pareja de la mujer, que había salido de prisión, y la víctima, que recibió un golpe en la cabeza con un objeto contundente que le provocó la muerte. Según los agentes, no se produjo una pelea entre ambos sino que la víctima recibió una agresión con un golpe "directo".

    La madre de la víctima denunció ante la Guardia Civil de Jacarilla (Alicante) en septiembre del año pasado que llevaba desde julio sin saber nada de su hijo, un español de 45 años, que se había ido a trabajar en 2013 a Almería y con el que mantenía contacto telefónico cada 15 días.

    Así, los agentes iniciaron una investigación sobre la que solo disponían de la identidad del hombre y de su número de teléfono, ya que no tenía identificado un domicilio en la ciudad andaluza, según han precisado en una comparecencia pública el teniente coronel de la Guardia Civil de Alicante, Francisco Poyato.

    Con esos, datos se inició una búsqueda a través de sus contactos telefónicos que permitió localizar a la mujer, con la que supuestamente había iniciado una relación sentimental, y cuyas llamadas se cortan a partir del 12 de julio de 2017. Además, la Guardia Civil ha afirmado que a partir del día siguiente, el 13 de julio, su teléfono aparece como "inoperativo".

    Los agentes cercaron la investigación a partir de estos hechos, que relacionaron con la denuncia presentada ante la Policía Nacional por un tercer hombre, en la que aseguraba que había sido amenazado de muerte por la mujer, que le había advertido de que sería enterrado en el mismo lugar que 'el Chiquitín', apodo de la víctima.

    La detención de la mujer se produjo a finales de este pasado abril porque, según la Guardia Civil, al verse acorralada por la investigación solicitó una pala, supuestamente para desenterrar el cadáver. La persona a la que solicitó esta herramienta, un lituano de 45 años, está detenida por un delito de encubrimiento.

    CONFESIÓN

    Tras ser detenida confesó la identidad del segundo supuesto autor de la muerte, una expareja suya, a la que apuntó como único autor tanto de la muerte como del enterramiento del vecino de Bigastro. Así, se pudo localizar en Málaga al hombre y proceder a su detención.

    Sin embargo, en su declaración, el hombre aseguró que en la muerte y entierro de la víctima participaron los dos y, además, indicó exactamente el lugar donde estaba semienterrado el cuerpo, en un lugar de difícil acceso. Se está a la espera de los datos del ADN que confirmen que la identidad del fallecido, que tenía dos hijos.

    Además de la investigación por homicidio doloso, se les atribuye otros dos delitos de tráfico de drogas y tenencia ilícita de armas, ya que en la casa se encontraron 300 gramos de hachís y un revólver.

    El Juzgado de Instrucción número 4 de Almería, que se ha hecho cargo del caso, ha decretado su ingreso en prisión. El tercer detenido ha sido puesto en libertad con cargos.

    30 DESAPARECIDOS

    La investigación de este caso ha sido llevada a cabo por el equipo de Policía Judicial de Almoradí; la Sección de Homicidios de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de Alicante; el equipo Central de Inspecciones Oculares del Servicio de Criminalística de Madrid; el Laboratorio de Criminalística de Almería; y, el Servicio Cinológico de Madrid.

    Desde la Comandancia de Alicante se ha precisado que en estos momentos se trabaja sobre la denuncia por desaparición de otras 30 personas en la provincia.