23 de enero de 2020
10 de diciembre de 2019

El detenido por la desaparición de Marta Calvo se niega a declarar por segunda vez y continuará en prisión

El detenido por la desaparición de Marta Calvo se niega a declarar por segunda vez y continuará en prisión
Jorge Ignacio P.J sale de los juzgados de Alzira - EUROPA PRESS

VALÈNCIA, 10 Dic. (EUROPA PRESS) -

La titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 6 de Alzira (Valencia) ha ratificado la medida de prisión provisional, comunicada y sin fianza, para el hombre investigado por la desaparición en la localidad de Manuel de Marta Calvo --de quien no se tienen noticias desde el 7 de noviembre-- tras negarse por segunda vez a declarar ante la autoridad judicial.

Jorge Ignacio P.J. ha sido trasladado esta mañana desde la prisión hasta los juzgados de Alzira para tomarle declaración después de que el pasado viernes el juzgado de guardia en esta localidad le mandara a la cárcel en una causa abierta por un delito de homicidio, sin perjuicio de ulterior calificación.

En su nueva comparecencia ante la jueza encargada del procedimiento, el investigado se ha vuelto a acoger a su derecho a no declarar --tal y como hizo el viernes después de pedir perdón por su manera de actuar-- al alegar que no había tenido acceso a todas las pruebas que obran en la causa. Según han confirmado a Europa Press fuentes judiciales, existe una pieza secreta relativa a la intervención de unas conversaciones telefónicas. El resto de las pruebas son accesibles para las partes.

Tras su comparecencia judicial de este martes la jueza ha ratificado la medida de prisión provisional, han confirmado fuentes del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV).
El detenido por la desaparición de la joven ha accedido a las dependencias judiciales oculto bajo una chaqueta con capucha sobre las 11.00 horas.

Un total de ocho agentes de la Policía han formado un cordón ante la presencia de un grupo de personas que han insultado a Jorge Ignacio P.J. y le han deseado que se "pudra" en la cárcel. A la salida, sobre hora y media después, le han vuelto a gritar "asesino".

"INCOHERENCIAS"

Según han explicado a los medios al término de la comparecencia la abogada de la familia de Marta, Pilar Jové, la citación era para el mantenimiento o no de la medida de prisión acordada el viernes, que se mantiene por la magistrada que instruirá la causa "atendiendo a ciertas incoherencias y contradicciones" en el detenido.

De acuerdo con la letrada, en la parte de las diligencias a las que las partes han podido tener acceso se encuentra todo el seguimiento del caso por parte de la Guardia Civil desde la denucnia de la madre --que se presentó en Manuel en su búsqueda-- y hasta rastreos en los vertederos.

La Guardia Civil está haciendo una "labor increíble investigando hasta el mínimo detalle", ha subrayado la abogada, que ha añadido que se le ha podido seguir por la ubicación de las antenas y los númeeros de teléfono que usaba durante los días en que estuvo huido y dónde se encontraba. Ahora, es necesario esperar a "muchas diligencias y análisis de muchas pruebas" por parte del instituto armado.

La letrada ha señalado que parece que la Guardia Civil tiene dudas sobre la versión del detenido de que descuartizó a la joven y la arrojó en contenedores porque "no solo se le busca por vertederos" sino también por los alrededores de Manuel, por lo que "es público y notorio que parece que no están de acuerdo con la versión de él". En esta jornada, el detenido ha vuelto a pedir perdón, de forma genérica.

El siguien paso, según ha dicho, es que aparezca el cuerpo, lo que la familia más desea. Otro abogado de la familia, Vicente Escribano, ha pedido que se deje trabajar a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad, cuyo trabajo está siendo "impecable" con el fin de que aparezca Marta.

Jorge Ignacio P.J., de 38 años, no asume que matara a la joven Marta Calvo. En su primera declaración ante la Guardia Civil, a la que se entregó la pasada semana, confesó ante los agentes que había "desmembrado" el cuerpo de la joven y lo había arrojado a varios contenedores tras un encuentro con ella en la localidad valenciana de Manuel. Seguidamente, declaró que su muerte fue algo "accidental" en el transcurso de un episodio de sexo y cocaína.

La Guardia Civil reanudó este lunes la búsqueda del cuerpo sin vida de Marta Calvo que había sido paralizada el sábado, en primer lugar, para estudiar nuevas pistas y, en segundo término, ante el barrizal del terreno como consecuencia de las fuertes lluvias.

El nombre de Jorge Ignacio P.J. aparece relacionado con un suceso anterior en el que falleció una mujer que ejercía la prostitución en una casa de citas de València. Los hechos sucedieron el 25 de marzo, cuando se recibió un aviso en la Policía porque una mujer estaba sufriendo convulsiones y el cliente que había estado con ella había abandonado precipitadamente la vivienda.

La mujer quedó ingresada en coma inducido hasta que falleció el 3 de abril en el hospital. Las compañeras de la fallecida habían facilitado las características físicas del hombre que estuvo con la víctima y que había sido su único cliente.

La Policía acabó teniendo conocimiento de que este hombre podía ser Jorge Ignacio P.J., sin embargo en el momento de conocer su identidad, se disponía ya del informe de la autopsia que revelaba que la fallecida murió como consecuencia de un ataque epiléptico con consumo de sustancias estupefacientes, por lo que el hombre no llegó a ser ni interrogado ni investigado, según fuentes policiales.