23 de octubre de 2019
  • Martes, 22 de Octubre
  • 7 de noviembre de 2009

    La Diputación presta servicios de gestión tributaria a 31 ayuntamientos de La Vall d'Albaida

    VALENCIA, 7 Nov. (EUROPA PRESS) -

    La Diputación de Valencia presta actualmente servicios de gestión tributaria a 31 ayuntamientos de la comarca de la Vall d'Albaida que tienen delegada en la institución provincial alguna función en este ámbito, como puede ser la gestión, inspección o recaudación de impuestos municipales, según informó hoy la corporación en un comunicado.

    Se trata, precisó, de los ayuntamientos de Agullent, Aielo de Malferit, Aielo de Rugat, Albaida, Alfarrasí, Atzeneta d'Albaida, Bèlgida, Bellús, Beniatjar, Benicolet, Benigànim, Benisoda, Benisuera, Bocairent, Bufali, Carrícola, Castelló de Rugat, Fontanars dels Alforins, Guadasèquies, Llutxent, Montitxelvo, Otos, El Palomar, Pinet, La Pobla del Duc, Quatretonda, Ràfol de Salem, Rugat, Salem, Sempere y Terrateig.

    Estos servicios forman parte de la "atención integral" en materia tributaria que desde la Delegación de Modernización de la institución provincial se presta a los ayuntamientos de la provincia, tanto a nivel tecnológico como de gestión, con el objetivo de "optimizar la gestión municipal y dar un mejor servicio a los ciudadanos", señaló el diputado responsable del área, José Manuel Haro, indicó la Diputación.

    Entre los tributos objeto de delegación se encuentran el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) de rústica y urbana, el Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE), el Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica (IVTM), multas, tasas municipales y cuotas de urbanización.

    La delegación tributaria en la Diputación de Valencia, por parte de ayuntamientos y demás entidades públicas, supone para éstos un importante ahorro de personal y tiempo dedicado a todas las gestiones relacionadas con los impuestos locales, pues son los técnicos del Servicio de Gestión Tributaria de la institución provincial los que las llevan a cabo, explicó la corporación.

    Asimismo, apuntó que además de mejorar la eficacia de la gestión y recaudación, puesto que aumentan los ingresos para los ayuntamientos (ya que ven disminuidos sus valores pendientes de cobro), las delegaciones, por otra parte, facilitan a los ciudadanos el cumplimiento de sus obligaciones fiscales municipales.

    Esto se debe también a la existencia de las 12 Oficinas Territoriales de Gestión Tributaria y siete Puntos SUR (Servicio Unificado de Registro) que la Diputación tiene distribuidos en la provincia, ubicados concretamente en las localidades de Utiel, Xàtiva, Gandia, Sagunt, Moncada, Llíria, Chiva, Albaida, Ayora, Vilamarxant, Bétera y Valencia, destacó.

    Estos servicios sirven para agilizar los trámites administrativos con la institución provincial, descentralizándolos, y ofrecen la misma información y asistencia a todos los contribuyentes. La corporación provincial ha intensificado en los últimos años su labor de mejora de la gestión tributaria en los municipios "porque es una de las más firmes asistencias y colaboraciones que puede prestarles a los ayuntamientos, para que dispongan de los máximos recursos económicos previstos en sus presupuestos, y más aún en la actual coyuntura económica", indicó Haro.

    PROGRAMA INFORMÁTICO

    Al mismo tiempo, la Diputación de Valencia completa su servicio de gestión tributaria a las entidades locales con un servicio tecnológico que consiste en la oferta de un programa informático para que los consistorios puedan realizar su propia gestión tributaria municipal.

    Esta aplicación informática está instalada actualmente en 19 ayuntamientos de la comarca de la Vall d'Albaida, en concreto, Alfarrasí, Agullent, Guadasèquies, Otos, Montitxelvo, La Pobla del Duc, Llutxent, Bocairent, Ràfol de Salem, Bufali, El Palomar, Quatretonda, Fontanars dels Alforins, Terrateig, Benitajar, Bellús, Benigànim, Benicolet y Benisoda.

    El área de Informática de la corporación provincial se ocupa de implantar gratuitamente este programa, bajo petición de las propias entidades, en todas sus fases, desde la instalación de la aplicación a la configuración de sistemas operativos, bases de datos, herramientas de ofimática y seguridad necesarios, hasta la formación, el asesoramiento, la solución de incidencias y las actualizaciones del sistema oportunos.