18 de octubre de 2019
18 de noviembre de 2014

Una discusión entre hermanos permite a la Policía localizar un criadero de marihuana en una casa

La dueña quiso tirar a su hermano de la vivienda cuando él descubrió las plantas

Una discusión entre hermanos permite a la Policía localizar un criadero de marihuana en una casa
PLV

VALENCIA, 18 Nov. (EUROPA PRESS) -

Una discusión entre hermanos permitió el pasado lunes a la Policía Local de Valencia descubrir un criaderos de marihuana en un domicilio de la calle Archena de Valencia. La pelea se inició porque la mujer supuestamente trataba que su hermano se marchara del domicilio cuando descubrió que ella tenía en una de las habitaciones varias plantas, según ha informado este cuerpo de seguridad en un comunicado.

Los hechos sucedieron sobre las 00.35 horas del pasado lunes cuando se avisó a la Policía Local para que acudiese a un domicilio de la calle Archena donde, al parecer, una mujer estaba pidiendo auxilio.

Los agentes acudieron rápidamente al lugar indicado y consiguieron hablar con esta mujer quien les explicó que "acababa de tener una discusión con su hermano y que lo único que quería es que éste se marchara de su domicilio".

Tras entrevistarse con el hermano, los agentes averiguaron que la discusión entre ellos se había producido porque había descubierto que su hermana tenía en una de las habitaciones varias plantas de marihuana, según la Policía.

Al realizar una inspección de la vivienda, los agentes comprobaron que en una de las habitaciones había una plantación de marihuana, compuesta por 49 macetas con sus correspondientes plantas, así como dos focos de grandes dimensiones, una campana extractora de aire, un aparato de aire acondicionado, un sistema de riego colgado de un cable en el techo y una estantería repleta de fertilizantes.

HASTA 52 PLANTAS

Toda la habitación estaba forrada de una tela de color plateada. Así mismo, en otras dos estancias del domicilio había tres macetas más, lo que sumaban un total de 52 plantas. La mujer reconoció que cada cinco o seis meses recolectaba las plantas para venderlas posteriormente, con lo que obtenía un beneficio de unos 2.500 y 2.800 euros.

Ante todos estos hechos los agentes procedieron a la detención de la mujer por un presunto delito contra la salud pública y fue trasladada a la Inspección Central de Guardia, donde fue puesta a disposición judicial.

Para leer más