23 de mayo de 2019
1 de junio de 2014

Educación prepara un sistema para la detección precoz de disfunciones en el aprendizaje en primero de Primaria

Educación prepara un sistema para la detección precoz de disfunciones en el aprendizaje en primero de Primaria
GVA

VALENCIA, 1 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Conselleria de Educación trabaja en un nuevo programa para detectar posibles disfunciones o trastornos en el proceso de aprendizaje en los alumnos de primero de Primaria de la Comunitat Valenciana a través de una aplicación informática para los maestros que permitirá, a través de unos cuestionarios, determinar qué estudiantes necesitan apoyo educativo.

El programa informático incluirá una serie de cuestionarios que serán cumplimentados por el profesorado basándose en la observación directa de sus alumnos. Este nuevo procedimiento sistematizará la observación y la información obtenida, y permitirá obtener un registro completo de cada uno de los alumnos, ha informado la Generalitat en un comunicado.

Una vez realizada la observación, serán los equipos especializados en orientación educativa (el Servicio Psicopedagógico Escolar, los departamentos de orientación y gabinetes municipales) los que realizarán el diagnóstico y trazarán los itinerarios para cada alumno en colaboración con el profesorado.

Entre las disfunciones en el aprendizaje que se quieren abordar destacan tanto dificultades específicas como la dislexia o la discalculia como dificultades sensoriales de audición o visión. En cuanto a la dificultad para adquirir determinadas competencias, también se aborda, por ejemplo, la dificultad con la lengua o las matemáticas.

Estos cuestionarios de observación directa del alumnado se enmarcan dentro del nuevo Plan de Choque contra el Fracaso Escolar de la Generalitat, que pretende generalizar el éxito académico y reducir el abandono escolar temprano.

La principal novedad es la edad temprana a la que se aplican las pruebas, ya que es fundamental descubrir cuanto antes las disfunciones en el aprendizaje para poder aplicar itinerarios personalizados de estudio.

No se trata de un proceso de diagnóstico o de valoración, sino que la aplicación informática facilita la fase previa a la valoración psicopedagógica, aportando un soporte que favorece la observación sistemática.