3 de diciembre de 2020
29 de julio de 2006

Empresas constructoras del nuevo Júcar-Vinalopó firman los contratos para iniciar las obras antes de acabar el año

VALENCIA, 29 Jul. (EUROPA PRESS) -

El consejero delegado de Aguas del Júcar, José María Marugán, ha firmado ya los contratos con las cinco UTE adjudicatarias del nuevo trazado de la conducción Júcar-Vinalopó. El Ministerio de Medio Ambiente, a través de la sociedad estatal, adjudicaba las obras de los cicno nuevos tramos del trasvase el pasado 12 de julio, y durante toda la jornada de ayer Marugán suscribía con los gerentes de las adjudicatarias los correspondientes contratos para que puedan iniciarse las obras antes de que acabe el año, informaron hoy fuentes de la sociedad.

Las empresas adjudicatarias disponen ahora de cuatro meses para redactar los proyectos constructivos. Una vez aprobados éstos, los plazos de ejecución de las obras oscilan entre 16 y 20 meses, con lo que el trasvase Júcar-Vinalopó, desde el Azud de la Marquesa, en Cullera (Valencia), hasta la Balsa de San Diego en Villena (Alicante), estará operativo en 2008, aseguraron las citas fuentes.

El importe de adjudicación de estos cinco nuevos tramos asciende a 180 millones de euros, lo que supone un ahorro del 17 por ciento respecto al presupuesto inicial de licitación. Cabe resaltar que todas las UTE adjudicatarias cuentan con presencia de empresas de la Comunitat, y que tres de ellas han planteado además una reducción en los plazos de ejecución previstos.

REUNION CON REGANTES DE ALICANTE

Por otra parte, el consejero delegado de Aguas del Júcar mantuvo esta semana sendos encuentros en Aspe y Monforte del Cid, en la provincia de Alicante, con representantes de distintas comunidades de regantes del Vinalopó. Marugán les trasladó toda la información disponible sobre el inicio de las obras del nuevo trazado, así como los informes técnicos que avalan la calidad del agua en el Azud de la Marquesa.

Al repecto, Marugán señaló que "los usuarios del Vinalopó y l'Alacantí podrán recibir hasta 80 hectómetros cúbicos de agua todos los años destinados principalmente al regadío. "Agua de calidad para el riego localizado, como constatan todos los informes de la Universidad de Alicante, la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) y de los propios regantes", añadió.

En su opinión, el Júcar-Vinalopó, con la toma en el Azud de la Marquesa, supone "grandes ventajas para los regantes de verdad", porque "garantiza más agua"; "los agricultores sólo la pagarán cuando la reciban"; es "agua de calidad para el regadío", y "permitirá que se recuperen los acuíferos sobreexplotados", aseguró.