20 de noviembre de 2019
18 de octubre de 2019

Ernesto Casero explora en el Centre del Carme la relación de la humanidad con un planeta en riesgo de extinción

Ernesto Casero explora en el Centre del Carme la relación de la humanidad con un planeta en riesgo de extinción
Presentación de la exposición 'Una historia no tan natural', un proyecto del artista valenciano Ernesto Casero,CONSORCI MUSEUS

VALÈNCIA, 18 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Centre del Carme Cultura Contemporània inaugura la exposición 'Una historia no tan natural', un proyecto del artista valenciano Ernesto Casero, resultado de la convocatoria 'Escletxes', de apoyo a la investigación y producción artística, que explora, desde la representación del arte y la ciencia, los modos de relación de la humanidad con un planeta en peligro de extinción.

El director del Centre del Carme, José Luis Pérez Pont, acompañado por el artista, Ernesto Casero, y por la comisaria de la muestra, Laura Benítez Valero, ha presentado la muestra este viernes.

El creador ofrece una aproximación a la historia de la biología, un relato poblado de determinismos que han defendido la "dimensión natural" de las jerarquías existentes en términos de raza, género, especie y división del trabajo.

"Ernesto Casero nos propone una reflexión en torno a la forma en que la humanidad se relaciona con el resto de seres del planeta, una propuesta que parte de la construcción de una historia basada en el hombre como centro de todo y que ha derivado en múltiples desigualdades", ha señalado Pérez Pont.

Para ello, el artista dibuja ocho formas de reconstruir esa historia de lo natural a través del dibujo y del 'collage'. Ocho proyectos que cobran vida en el Centre del Carme para incidir en la necesidad de preservar el planeta: desde imaginar relaciones de parentesco entre las personas y las plantas, hasta un muro que reivindica en clave de humor los derechos de lo vegetal y lo inorgánico, pasando por una crítica a los antiguos museos de historia natural "espacios construidos a base de cadáveres", o un conjunto de objetos que el hombre ha desechado en su afán consumista y que han sido devorados por el mundo natural.

Según el autor, "cada una de las piezas de esta exposición entrecruzan biología e ideología". "En la cultura occidental tendemos a destruir aquello que amamos porque entendemos la naturaleza como un objeto de coleccionista, en esa relación de superioridad como si no formáramos parte de ella", apunta.

El director del Centre del Carme ha señalado que esta exposición está vinculada al problema de la emergencia climática y ha recordado que "a lo largo del próximo año nuestro propósito es llevar esta problemática que artistas como Ernesto Casero nos plantean a través de la creación contemporánea a otros ámbitos como la educación o la activación social, para crear conciencia desde la cultura".

Ha añadido, asimismo, que esta exposición, seleccionada dentro de la convocatoria 'Escletxes', de apoyo a la investigación y producción artística, reivindica la contemporaneidad del dibujo como una disciplina que se reinventa y que nos muestra sus diversos modos de expresión, a través del talento de Ernesto Casero.

ARTE Y CIENCIA

La obra de Ernesto Casero se compone principalmente de dibujos sobre papel en los que imita los códigos representacionales de la imagen científica. Los puntos de encuentro y fricción entre la imagen artística y la científica, así como la permeabilidad de los medios expresivos le sirven como estrategias para articular un discurso estético sobre la arbitrariedad de la historia de la ciencia.

Según la comisaria de la muestra, "'Una historia no tan natural' invita a tirar de los hilos y desenmarañar el ovillo de significados articulados a lo largo del relato histórico occidental. La narrativa de la llamada 'historia natural' nos ha presentado a la naturaleza como un 'otro', ese algo exotizado y peligroso al que nos hemos aproximado a través de dioramas, a través de secuestros, asesinatos y taxidermia, a través de una perspectiva colonial que ha legitimado la cosificación de todos los agentes implicados hasta conseguir una escenografía del origen, donde la naturaleza queda (re)presentada como constructo".

Ernesto Casero confronta a través de sus piezas la narración épica de la historia de la biología, así como las epistemologías masculinistas y las políticas del resurgimiento como herramientas fundamentales de la legitimación del capitalismo y su pretendido 'orden natural'".

La muestra plantea la posibilidad de generar otros relatos no escritos sobre la historia de la biología, articulándolos desde la propia imagen como apertura de posibilidad.

Según la comisaria, Laura Benítez Valero, "esta concepción de una imagen que presenta, y no únicamente representa, la encontramos también en la pieza que establece un juego dialéctico con el título de la exposición.

'Una historia de lo natural', compuesta por 12 dibujos, parte del 'collage' como combinatoria en la que la lógica no siempre opera, ofreciendo así distintas perspectivas que dificultan el manido anhelo de una uniformidad teórica en lo respectivo al pensamiento científico y las configuraciones culturales. El material con el que trabajamos está siempre contaminado de principios, prejuicios y presupuestos, por lo que toda articulación teórica siempre se verá desbordada por el dinamismo de lo existente".