25 de enero de 2021
1 de diciembre de 2020

Un estudio de Avacu y Aidimme sobre luces de Navidad revela algún tipo de gravedad en las 12 muestras analizadas

Un estudio de Avacu y Aidimme sobre luces de Navidad revela algún tipo de gravedad en las 12 muestras analizadas
Navidad, navidades, adorno, adornos, guirnalda, guirnaldas, árbol de Navidad, compras - EUROPA PRESS - ARCHIVO

VALÈNCIA, 1 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Asociación Valenciana de Consumidores y Usuarios (Avacu) y el Instituto Tecnológico Metalmecánico, Mueble, Madera, Embalaje y Afines (Aidimme) han realizado un nuevo estudio sobre luces de Navidad que revela algún tipo de gravedad en las 12 muestras analizadas, que incluso es "alta" en tres de ellas.

Amas entidades han realizado un análisis, un año más, de diversas guirnaldas luminosas y bases múltiples, adquiridas en grandes superficies, bazares, tiendas de decoración y tiendas online, para verificar su adecuación a la normativa vigente y determinar los posibles riesgos de seguridad de las mismas, según han informado en un comunicado.

Los ensayos, realizados por Aidimme a los 12 productos aportados por AVACU (10 guirnaldas luminosas y dos bases múltiples), han revelado que todas las muestras analizadas presentan algún tipo de gravedad, que es alta en tres de ellas.

Los resultados muestran que ninguna de las muestras ha pasado el ensayo de bola de calor, con lo que se puede producir una deformación de las partes de las guirnaldas y, en caso extremo, puede deshacerse la parte aislante y quedar al aire, sin protección.

Asimismo, la gravedad alta de las muestras hace referencia, en los tres casos, a que contienen piezas pequeñas atractivas para los niños, que se retiran con facilidad, con el consiguiente riesgo de ingesta.

Siete de las guirnaldas adquiridas presentan gravedad leve, principalmente por errores en el etiquetado (el tamaño de la información de marcado es menor que el mínimo requerido y en las instrucciones no se incluyen notas necesarias para la seguridad del usuario) y, en cuatro de los casos, se refieren a la no conformidad en la sección del cableado.

Para los técnicos de Aidimme, las deficiencias más preocupantes son las relacionadas con la seguridad del consumidor, en concreto, a una incorrecta información de uso, a la facilidad que existe en retirar las partes pequeñas (atractivas para niños) o a las inadecuadas conexiones del cableado.

Por todo ello, desde Avacu y Aidimme aconsejan verificar que el producto posee un etiquetado completo y en castellano (como mínimo), en el que se especifiquen instrucciones de uso, tensión, potencia nominal y normas para el cambio de las bombillas (cuando sean reemplazables) y fijarnos en el marcado IP, que debe ser, como mínimo, de IP44 para las luces de exterior.

Asimismo, el embalaje también se debe indicar si las luces son para uso interior o exterior y, en el caso de estas últimas, se debe verificar que lleven un recubrimiento resistente a la lluvia y la humedad, representado por el siguiente símbolo 'Uso exterior. Protegida para agua y frío'.

Las luminarias que no indiquen expresamente que son aptas para uso exterior no deben instalarse en fachadas o zonas expuestas a inclemencias meteorológicas. En el caso de emplear guirnaldas de años anteriores, se deben revisar bien, tanto las bombillas como el cable, y comprobar que funcionan correctamente.

Si se ha fundido alguna de las bombillas, debemos cambiarla por otra del mismo voltaje, nunca con la guirnalda conectada a la red eléctrica; nunca se deben manipular las guirnaldas o conectar varias, ya que así el producto se convierte en uno diferente al adquirido, pudiendo variar su comportamiento y tener cuidado con los más pequeños de la casa.