13 de agosto de 2020
6 de agosto de 2009

Expulsado un alumno de un colegio mayor durante 4 meses por vejaciones e insultos machistas en una novatada

VALENCIA, 6 Ago. (EUROPA PRESS) -

La Universitat de València ha expulsado durante cuatro meses a un estudiante del colegio mayor Rector Peset por un período de cuatro meses por una presunta vejación a otros compañeros, funcionarios y personal del centro y proferir insultos machistas durante una novatada, según figura en una resolución firmada por el rector de la institución académica, Francisco Tomás.

Los hechos ocurrieron el pasado 1 de octubre durante la tradicional broma de bienvenida a los alumnos de nuevo ingreso en el colegio mayor, denominada 'pecera', y por la que se abrió un expediente disciplinario contra tres estudiantes, J.O.E.S., H.R.F. y M.G.Z. La novatada consiste en que los colegiales de mayor antigüedad arrojan agua y detergente desde los pisos superiores a los nuevos colegiales que permanecen en el patio. Cuando finaliza el acto, los veteranos recogen y limpian el patio.

Según recoge la resolución, J.O.E.S.arrojó a los nuevos colegiales lo que parecían ser excrementos, aunque resultaron ser de fabricación casera compuestos por una mezcla de muesli con batido de proteína y bomba fétida. Esta sustancia fue lanzada desde la ventana de la habitación de H.R.F., que se encuentra en el tercer piso del patio, aunque se señala que ni él ni M.G.Z. participaron en la broma.

Los presentes creyeron que los objetos lanzados eran excrementos orgánicos, dado el parecido con la realidad de éstos, y una vez finalizada la broma, cuando los colegiales antiguos estaban rcogiendo los restos de agua, papel y supuestos excrementos del patio, varios testigos oyeron a J.O.E.S. que profería insultos machistas contra los que limpiaban diciéndoles, entre otras cosas, que limpiaran las mujeres.

La resolución considera que ha quedado probado el lanzamiento de objetos que parecían ser excrementos a los escolares novatos y califica estos hechos como falta grave al constituir una ofensa grave de palabra u obra a compañeros, funcionarios y personal dependiente del centro puesto que las personas que recibieron los objetos se sintieron "claramente vejados" dado que pensaron que eran excrementos orgánicos y "de hecho no había forma de saber que no lo eran por la perfección con la que fueron imitado y que ha quedado acreditada en el expediente".

Por estos hechos, la Universitat impone a J.O.E.S una sanción de tres meses de expulsión del colegio mayor. Asimismo, le sanciona con otro mes de expulsión por una falta menos grave por los supuestos insultos machistas que profirió, ya que aunque el estudiante niega los hechos, en el expediente existen testimonios suficientes que acreditan la realidad de esos insultos y la autoría de los mismos, según las mismas fuentes.