29 de noviembre de 2020
9 de junio de 2006

La Generalitat fomenta la trituración en la eliminación de restos agrícolas para evitar incendios forestales

VALENCIA, 9 Jun. (EUROPA PRESS) -

Impulsar la trituración y evitar así la quema de residuos en los montes es el objetivo que se persigue con la nueva campaña de prevención de incendios forestales que este año ha puesto en marcha la Generalitat y que va dirigida al sector agrario valenciano, según explicó hoy el conseller de Territorio y Vivienda, Esteban González Pons.

González Pons apuntó que éste es el mensaje que se va a lanzar en los 120.000 dípticos y cerca de 4.000 carteles que se van a repartir en los ayuntamientos y asociaciones agrarias. "Hay que insistir en que es posible eliminar los restos agrícolas a través de otras opciones como la trituración para deshacerse de los residuos agrícolas", comentó el conseller.

Bajo el lema "triturar es la mejor alternativa", Territorio pretende "llamar la atención de los agricultores sobre la necesidad y conveniencia de introducir medidas alternativas al fuego para eliminar residuos agrícolas". Y es que "más del 18 por ciento" de los incendios de los incendios forestales de la Comunitat tienen como causa las quemas agrícolas, por lo que "la gestión adecuada de los residuos agrícolas es una cuestión prioritaria en prevención de incendios", añadió.

Al respecto, González Pons considera que "una de las mejores alternativas es la trituración", ya que "con ella se evita, por un lado, el uso de fuego en el monte, con el riesgo que esto conlleva, y por otro, a través de este método se protegerá el suelo, mejorando su estructura y su capacidad de retener el agua, realizándose, además, un importante aporte de materia orgánica".

AYUDAS A LA TRITURACION

En esta línea, la Conselleria de Territorio y Vivienda, lleva a cabo un proyecto piloto en los municipios de Alcoi e Ibi (Alicante) para la eliminación de restos agrícolas de cultivos leñosos de secano, situados en una franja de 500 metros alrededor de los montes, sin empleo de fuego, mediante la concesión de primas a los agricultores que se acogen a sistemas alternativas.

Asimismo, la Generalitat, a través de la Conselleria de Agricultura, Pesca y Alimentación, está gestionando y promoviendo ayudas para la adquisición, por parte de los agricultores, de recogedoras y trituradoras de restos de poda.

El titular de Territorio indicó que "éste es precisamente el fin de esta campaña, impulsar entre los agricultores el uso de trituradoras de restos leñosos como herramientas de prevención de incendios forestales".

Además, para la difusión y promoción entre los agricultores del uso de herramientas y maquinaria que sustituya al fuego, así como para formación en medidas de prevención, Territorio dispone de una línea de ayudas destinada a sindicatos y asociaciones agrarias que cuenta con un presupuesto de 45.500 euros para este año 2006.

Igualmente, a través de esta campaña se incide en la "ayuda" que los agricultores pueden ofrecer, tanto a los medios de prevención como a los de extinción, "manteniendo los caminos, pistas y áreas cortafuegos libres de obstáculos, así como los accesos a las balsas de riego, lo que puede resultar fundamental en caso de incendio", aseveró.

Para González pons, la agricultura se desarrolla en contacto directo con el medio natural, por lo que "puede y debe ser un elemento básico en la prevención de los incendios forestales", por lo que resaltó que "los agricultores pueden ser, dentro de su actividad ordinaria, unos vigilantes más, avisando de manera inmediata de cualquier conato de incendio que pueda producirse".

Pero además, continuó, pueden realizar "otra labor básica en la prevención, como es el cumplimiento de las normas de seguridad establecidas en el uso del fuego en las labores agrarias".

Este es otro de los puntos en los que inciden los nuevos trípticos, ya que "la precaución en el desarrollo de las labores agrícolas es fundamental", puesto que la utilización de maquinaria en terreno forestal o en sus inmediaciones "implica un riesgo de incendio", por lo que se recuerda que "ha de realizarse siempre conforme con la normativa de seguridad".

PLANES LOCALES DE QUEMA

El conseller recordó que los Planes Locales de Quema elaborados por los ayuntamientos en colaboración con los Consejos Locales Agrarios, y posteriormente aprobados por Conselleria de Territorio y Vivienda, son la "norma básica reguladora del uso del fuego en cada municipio".

En la actualidad, hay 271 municipios de la Comunitat que disponen de un Plan Local de Quemas aprobado, 149 en la provincia de Valencia, 84 en la de Alicante y 38 en la de Castellón.

Pero en cualquier caso, apuntó González Pons, e "independientemente de lo establecido en cada plan, es fundamental que antes de realizar cualquier tipo de quema se tenga en cuenta el nivel de preemergencia ante el riego de incendios forestales".

Así, recordó que estos planes quedan "suspendidos" en caso de que se declare el nivel 3 de preemergencia por incendios. En este caso, y como medida de seguridad, "en los terrenos forestales, y en una franja de 500 metros alrededor de los mismos, quedará prohibido cualquier tipo de fuego, incluida la utilización de camping gas o similares".

Asimismo, quedará prohibido el uso del fuego en "cualquier actividad agraria" y, consecuentemente, "se suspenden todas las autorizaciones concedidas para ese día". Además, "no se podrán utilizar herramientas o maquinaria susceptible de producir incendios".