27 de noviembre de 2020
29 de julio de 2006

González Pons destaca que los futuros Parques Naturales de la Comunitat protegerán más de 22.000 hectáreas

VALENCIA, 29 Jul. (EUROPA PRESS) -

El conseller de Territorio y Vivienda, Esteban González Pons, afirmó hoy que los cuatro futuros Parques Naturales de la Comunitat Valenciana supondrán la protección de más de 22.000 hectáreas de gran valor medioambiental.

En la actualidad, se está tramitando la declaración de cuatro nuevos Parques Naturales que se sumarán a los 19 espacios naturales protegidos a través de esta figura jurídica que existen en la Comunitat.

Los nuevos Parques Naturales que se declararán serán el Parque Natural de Chera-Sot de Chera (6.451,17 hectáreas), el Parque Natural de la Pobla de San Miguel (6.390 hectáreas), el Parque Natural de la Sierra de Escalona (4.697,6 hectáreas) y el Parque Natural del Turia (4.480 hectáreas).

González Pons recordó que la Ley 11/1994 de Espacios Naturales de la Comunitat Valenciana contempla la figura de Parque Natural como el máximo grado de protección para un paraje debido a sus valores medioambientales.

PARQUE NATURAL DEL TURIA

El Consell aprobó ayer mismo el inicio de declaración del futuro Parque Natural del Turia y la elaboración de su Plan de Ordenación de los Recursos Naturales (PORN).

El futuro Parque Natural comprenderá el tramo de cauce y riberas del río Turia entre los términos municipales de Pedralba y Valencia, incluyendo el bosque de La Vallesa de Mandor de Paterna, y el Paraje Natural Municipal de Les Rodanes y el enclave conocido como La Pea, ambos en Vilamarxant.

El Parque Natural del Turia, que será el primer espacio natural protegido de carácter lineal de la Comunitat Valenciana, abarcará 4.480 hectáreas repartidas a lo largo de 35 kilómetros.

El ámbito territoral del Plan de Ordenación de los Recursos Naturales del Turia y del Parque Natural del Turia comprenderá parte de los términos municipales de Valencia, Mislata, Quart de Poblet, Manises, Paterna, Ribarroja del Turia, l'Eliana, La Pobla de Vallbona, San Antonio de Benagéber, Benaguasil, Llíria, Vilamarxant, Cheste y Pedralba, por lo que ejercerá una influencia directa sobre más de 1,5 millones de ciudadanos.

Este espacio natural es uno de los últimos pulmones forestales que sobrevive en una zona tan poblada e industrializada como es el área metropolitana de Valencia.

El pino carrasco y las maquias configuran la principal masa forestal que posee un elevado valor ecológico. Junto a estas especies vegetales, en la zona perviven endemismos valencianos como la albaida sedosa (Anthyllis henoniana), el rabo de gato (Sideritis juryi) o la albaida de espiga fina (Anthyllis terniflora).

Por lo que respecta a la fauna, destacan especies asociadas a ecosistemas acuáticos como un pez protegido conocido como la raboseta (Cobitis maroccana) y aves como la garza imperial (Ardea purpurea) y el martín pescador (Alcedo atthis).

En total, en todo el ámbito del futuro Parque Natural existen 154 especies de vertebrados: 120 especies de aves, la mayoría de ellas acuáticas, aunque también pueden encontrarse aves rapaces como el cernícalo (Falco tinnunculus)o la lechuza (Tyto alba) 11 especies de peces y 13 especies de reptiles.

Pero además de valores medioambientales, el ámbito del futuro Parque Natural del Turia presenta una gran riqueza cultural. Claros ejemplos son el Poblado de la Edad de Bronce de la Lloma de Betxí y el castro fortificado de Valencia la Vella, de adscripción hispanovisigoda.

Más recientes, aunque de elevado valor patrimonial e hidráulico, son el Embalse de la Vallesa de Mandor y el Acueducto del Barranco Hondo, ambos incluidos en el Catálogo de Zonas Húmedas de la Comunitat Valenciana.