21 de octubre de 2019
  • Domingo, 20 de Octubre
  • Sábado, 19 de Octubre
  • 2 de julio de 2014

    La Guardia Civil desarticula una organización que compraba medicamentos en España para venderlos a otros países

    La Guardia Civil desarticula una organización que compraba medicamentos en España para venderlos a otros países
    SANIDAD

    MADRID, 2 Jul. (EUROPA PRESS) -

    La Guardia Civil ha desarticulado, gracias a la colaboración de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), una organización dedicada al tráfico ilegal de medicamentos que compraba los productos en oficinas de farmacia de toda España para luego venderlos a otros países de la Unión Europea.

    Los medicamentos se guardaban en un almacen de Alboraya (Valencia) que era el que se encargaba de contactar con oficinas de farmacia de toda España para adquirir los productos a un precio inferior al que le correspondía si los hubieran adquirido de manera legal a los distribuidores oficiales.

    En la operación, conocida como 'Caduceo', se han intervenido más de 12.000 envases de medicamentos por valor de 300.000 euros y por el momento hay dos personas detenidas, que eran los cabecillas de la trama, y otras 13 imputadas.

    Además, se estima que podría haber unas 50 farmacias implicadas (sobre todo de Navarra, País Vasco, Cantabria, Asturias, Galicia, Madrid, Cataluña y Aragón) que se encargaban de vender los medicamentos a esta red de forma ilegal, lo que se conoce como comercio inverso, ya que estos establecimientos solo pueden dispensar a particulares y nunca a otras empresas o distribuidores.

    Durante la operación se intervinieron 163.000 euros en metálico, se bloquearon 19 cuentas bancarias y se localizó un almacén clandestino con los medicamentos incautados, entre los que había fármacos antiepilépticos, psicotrópicos o inmunosupresores, además de tratamientos para el Parkinson o la leucemia infantil.

    Los detenidos están acusados de delito contra la salud pública, contra la hacienda pública, blanqueo de capitales e insolvencia punible, mientras que las farmacias implicadas recibirán una sanción administrativa que podría oscilar entre los 90.000 y el millón de euros.

    No obstante, la directora general de la AEMPS, Belén Crespo, reconoce que están trabajando con el Ministerio de Justicia para endurecer el Código Penal y que esta práctica pueda considerarse como delito penal, ya que podría haber más establecimientos realizando esta actividad.

    De hecho, la Guardia Civil reconoce que es una práctica novedosa pero ha confirmado que hay más operaciones similares en marcha.

    "El sistema de distribución legal que viene funcionando desde hace años no puede verse quebrado por este tipo de hechos", ha aseverado Crespo, al tiempo que ha admitido que las farmacias son conscientes de que se trata de una conducta irregular.

    La investigación se inició en julio del año pasado en Navarra, según ha explicado el capitán de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil en esta comunidad, Gerardo Suárez, tras la denuncia presentada por una oficina de farmacia a la que le habían encargado por teléfono un pedido considerable de determinados fármacos.

    SE GUARDABAN EN UN ALMACÉN EN VALENCIA

    Meses más tarde localizaron una empresa declarada como almacén mayorista de medicamentos con sede en Alboraya (Valencia), que era la que se encargaba de contactar con oficinas de farmacia de toda España para adquirir los medicamentos a un precio inferior al que le correspondía si los hubieran adquirido de manera legal a los distribuidores oficiales.

    "Hay que recordar que el precio de los medicamentos en España está regulado por la Administración y es inferior al de otros países de la Unión Europea", ha reconocido el teniente coronel Luis Peláez, que también ha participado en la operación.

    De hecho, luego eran vendidos a otros países, fundamentalmente Holanda, Bélgica, Reino Unido y Dinamarca, a un precio de tres a cuatro veces mayor, mientras que las farmacias implicadas recibían una comisión por la venta, generalmente de un 10 por ciento del precio final. "Esto hace que los altísimos beneficios compensaran con creces las sanciones administrativas que pudieran recibir", ha añadido.

    CAMUFLADOS COMO PRODUCTOS DE PARAFARMACIA

    Además, a la hora de hacer la factura de los medicamentos que habían sido solicitados se catalogaban como productos de parafarmacia, ya que la tipificación de IVA era mayor a la que realmente le correspondía (la venta de medicamentos es del 4%, mientras que el de parafarmacia es de 10%).

    De esta forma, las farmacias implicadas, a la hora de pedir la devolución de IVA, obtenían un incremento de ganancias además de la comisión acordada por la venta de estos productos.

    Del mismo modo, los paquetes que contenían los medicamentos se preparaban de tal forma que el exterior fuera identificado como productos relacionados con suavizantes o colonias. A continuación, la mercancía era recogida por personas contratadas por las mercantiles o mediante empresas de paquetería.

    Posteriormente, la mercancía era transportada hasta una nave de Vara de Quart (Valencia), donde la empresa de Alboraya se hacía cargo de los gastos del transporte y de su destino a otros países, donde todavía se está investigando de qué forma se comercializaban.

    SIN CUMPLIR LOS REQUISITOS DE CONSERVACIÓN

    Con este tipo de actividad, dado que la incorrecta conservación y transporte de los medicamentos, pueden motivar la pérdida de su eficacia, por lo que se produce el consiguiente perjuicio para la salud pública. De hecho, los medicamentos incautados estaban en un pequeño zulo que no cumplía con los requisitos necesarios.

    Además, se pueden dar situaciones de desabastecimiento en el territorio nacional o en determinados puntos, con el consiguiente perjuicio también para la salud de un determinado colectivo de pacientes en España.

    Entre los medicamentos incautados se localizaron 3.705 envases (267.880 cápsulas) de los medicamentos recogidos en la Circular 2/2012 de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, que regula la exportación de determinados medicamentos destinados a la cura de enfermedades como la leucemia o la epilepsia o el tratamiento para pacientes trasplantados.

    Para leer más