23 de septiembre de 2020
17 de octubre de 2009

Gürtel- Rus insta al PP a "no agachar la cabeza" y "plantar cara a quienes intentan echar basura contra los que ganan"

Blasco cree que los valencianos están "indignados" por la utilización "partidista" de los instrumentos estatales

VALENCIA, 17 Oct. (EUROPA PRESS) -

El presidente del PP de la provincia de Valencia, Alfonso Rus, instó hoy a los dirigentes 'populares' a "no agachar la cabeza", así como a "plantar cara a quienes intentan echar basura contra todo para lograr lo que no han ganado en las urnas".

"Me niego a que digan que somos todos iguales, que lo demuestren", recalcó Rus, quien señaló que en el PP "hay gente de todos los colores como en todos los lugares" aunque aclaró que "si alguna vez alguien hace cosas que no debe, el partido es el primero que tomará medidas".

Rus realizó estas declaraciones durante el almuerzo de trabajo que mantuvo hoy en Ontinyent (Valencia) con los alcaldes y portavoces del PP de La Vall d'Albaida. En el encuentro, también participó el conseller de Inmigración del Gobierno valenciano, Rafael Blasco, así como una amplia representación de miembros de Nuevas Generaciones de la provincia de Valencia, según informó el partido en un comunicado.

Durante su intervención, el dirigente 'popular' aseguró que el PP "es un partido vivo y unido" y, al respecto, destacó la "obligación" de todos los integrantes de "seguir escuchando a la gente y trabajando por los ciudadanos, tal y como hemos hecho siempre" para "seguir creando ilusión y puestos de trabajo allí donde gobernamos".

El presidente provincial del PP criticó "el caos en el que ha quedado sumido el país debido a la crisis económica actual" y lamentó que el Gobierno presidido por José Luís Rodríguez Zapatero "se empeñe en ver la salida y la luz al final del túnel, intentando dar la sensación de que en España no pasa nada cuando, en realidad, nos está llevando a la ruina".

Asimismo, señaló que el PP "habla de lo que le preocupa a los cinco millones de valencianos; de temas como el empleo y la economía; de que en este país tenemos cinco millones de parados y un presidente del Gobierno que se va a Estados Unidos a hacerse una foto con Obama y vuelve sin haber firmado ni un convenio positivo para España; y, posteriormente, emprende un viaje por Oriente Medio para hablar de la paz en el mundo como si de Gandhi se tratara en lugar de arreglar los problemas del país que dirige". "Ése es el jefe del Ejecutivo central que tenemos", apostilló.

Del mismo modo, se refirió a los "recortes inversores" que contemplan las transferencias del Estado para el próximo ejercicio y, en este sentido, denunció que los ayuntamientos "vamos a percibir un 18 por ciento menos de ingresos cuando, por otro lado, se incrementan impuestos como la luz en un 37 por ciento". A su juicio, "esto es una ruina y no lo podemos permitir".

"A DISPOSICIÓN DE INTERESES DEL GOBIERNO"

Por su parte, el conseller de Inmigración y Ciudadanía consideró que los valencianos están "indignados" ante lo que consideró una utilización "antidemocrática y partidista" de los instrumentos del Estado, como la judicatura, los jueces y la policía que, "en lugar de estar al servicio de los ciudadanos, están a la entera disposición de los intereses del Gobierno socialista".

A juicio de Blasco, el Gobierno central "ha ocultado pruebas que exculpan al presidente Francisco Camps" de la trama de corrupción, conocida como 'caso Gürtel', y que, en su opinión, "demuestran lo que todos los valencianos hemos tenido claro desde el principio: que el PSOE está utilizando los instrumentos del estado para atacar y derribar al PP".

"Y todo ello --agregó-- es por el miedo y el temor a que los resultados de las próximas elecciones sean decisivas y determinantes para que José Luis Rodríguez Zapatero abandone de una vez la Moncloa". El titular de Inmigración, además, señaló que "la agresión a Francisco Camps y a la Generalitat es una agresión directa al orgullo de los valencianos y de la institución que cuenta con el mayor respaldo democrático de nuestra historia autonómica".

Por último, el conseller se mostró "preocupado" ante "la crisis, el paro y el trato discriminatorio que el Gobierno socialista está dando a la Comunitat Valenciana". "Zapatero está agrediendo a nuestra Comunidad privándola de la financiación que le corresponde, dejando a los inmigrantes sin cobertura legal y económica, y abocando a la miseria a cientos de miles de familias que tienen a todos sus miembros en el paro aumentando los impuestos", remarcó.