14 de diciembre de 2019
  • Viernes, 13 de Diciembre
  • 12 de noviembre de 2019

    'Hoja de ruta' para prevenir desde el tecnoestrés a problemas físicos por la revolución digital

    'Hoja de ruta' para prevenir desde el tecnoestrés a problemas físicos por la revolución digital
    Hoja de ruta' ante la revolución digital 4.0 - FEMEVAL

       VALÈNCIA, 12 Nov. (EUROPA PRESS) -

       Las tecnologías emergentes de la Industria 4.0 pueden permitir anticiparse a accidentes laborales, facilitar la reincorporación tras una baja laboral, fabricar piezas con formas ilimitadas o aprender simulando situaciones reales son algunas pero también conllevan riesgos como los movimientos repetidos por ritmos impuestos, reducción de descansos, carga mental, fatiga visual, compresión de músculos o nervios, exposición a sustancias nocivas o campos electromagnéticos, e incluso nuevos riesgos laborales que antes no existían como el 'tecnoestrés', la 'tecnofobia' o la 'tecnoadicción'.

       Para prevenir este tipo de riesgos laborales y a su vez mejorar la productividad y la calidad del trabajo, Femeval, Aidimme, Unión de Mutuas, Unimat Prevención, Fevema y Valmetal han elaborado un estudio como 'hoja de ruta' para las empresas que tiene como objetivo dar pautas sobre los retos y desafíos que plantean seis tecnologías y prevenir sus riesgos específicos. En concreto analiza el caso de los cobots, fabricación aditiva, realidad virtual y realidad aumentada, exoesqueletos IoT y drones.

       Se trata de la segunda fase del estudio 'R-Evolución Industrial: Prevención y retos 4.0', un proyecto colaborativo con el que según ha explicado el presidente de Femeval, Vicente Lafuente, quieren "subir un escalón para sincronizarnos con el ritmo de avance tecnológico y con una prioridad: poner el foco en las personas porque son la clave del éxito en la transformación digital junto con la formación", ha subrayado.

       Lafuente ha defendido que "los robots no pueden reemplazar a las personas, sino que se tienen que ocupar de las tareas más penosas, y así las personas ocuparse de tareas más creativas". "La tecnología por sí sola no puede impulsar a las organizaciones hacia su digitalización. Son las personas las que deben aceptar estos cambios y reinventarse. Personas a las que debemos garantizar condiciones de seguras de trabajo y una cualificación ajustada a la demanda de futuros, ya actuales, perfiles profesionales que requerirán nuevas competencias transversales centradas en ámbitos más humanos que las máquinas no pueden alcanzar".

       Y también la jurisprudencia tendrá que adaptarse a las nuevas tecnologías porque "son nuevos tiempos", ha añadido.

       En la misma línea, el director general de Unimat Prevención, Ignacio López-Lapuente ha apuntado que "la incorporación de equipos nuevos a la industria va "muy rápido y es imparable", de modo que "de cinco a diez años el cambio será absolutamente fundamental".

       Por este motivo, el estudio 'R-Evolución Industrial: Prevención y retos 4.0' propone protocolos de actuación ante el "miedo de trabajadores a que las tecnologías les sobrepasen" e incide en la formación de los trabajadores para que la edad, un factor importante, señala Lapuente, no se convierta en un problema. "La evolución está ahí pero la persona está en el centro", ha remarcado.

       Por su parte, el director general de Trabajo, Bienestar y Seguridad Laboral de la Generalitat Valenciana, Gustavo José Gardey, ha felicitado la iniciativa de este estudio como "la expresión del nuevo modelo productivo" que se busca para la Comunitat con el objetivo de "producir más, ser más competitivos, producir diferente, con más calidad, más derechos y de forma segura".

       La digitalización que tenemos por delante va a modificar muchas circunstancias del marco regulatorio y de la negociación colectiva y desde la Administración tenemos que estar muy atentos", ha apuntado.

    RETOS EN SEIS TECNOLOGÍAS

       El estudio analiza la aplicación de los drones en multitud de tareas, ventajas y riesgos. Entre los retos, apunta el conseguir un vuelo integrado con el resto de aeronaves, la integración con la inteligencia artificial y una mayor autonomía de baterías.

       En el caso de los cobots como "compañeros de trabajo", el reto está en abordar en las empresas la integración de esta tecnología con anticipación y mediante un proceso de gestión del cambio para evitar incertidumbre, rechazo o recelo de las personas trabajadoras ante los procesos de automatización.

       Los exoesqueletos son una medida preventiva técnica, aún no consideraba como EPIS. Su implementación conllevará una reducción de esfuerzos, por ejemplo, de espalda (con la disminución del 10-40% en músculos lumbares) y miembros superiores (reducción del 50% en hombros), pero presentan retos todavía por abordar ya que no son válidos para todas las personas y aún no existen estudios sobre su efecto a largo plazo.

       El Internet de las cosas (IoT) es una oportunidad para que las empresas mejoren el desempeño mediante nuevas prácticas basada en medir y monitorizar la gran cantidad de parámetros de utilidad.

       La fabricación aditiva exige nuevos métodos de diseño de piezas por lo que deben aunarse estas dos disciplinas. Además en la actualidad la cartera de materiales que pueden ser procesados con tecnologías de fabricación aditiva es limitada por lo que el desarrollo de materiales es clave para introducir estas tecnologías en la industria. Entre ellos , materiales inteligentes que cambian propiedades en diferentes condiciones del entorno, biomateriales.

       En cuanto a la realidad virtual y realidad aumentada, los retos se derivan de la privacidad y el aseguramiento de los datos. Por otro lado, la mejora de las recreaciones virtuales evitará mareos o sensación de fatiga al usuario.

    Para leer más